Un pasito hacia las semis

Nuevos cuartos de final en el Calderón, noche de increíbles mosaicos, cánticos y locura incontrolable en el estadio Colchonero, que espera tener una última noche gloriosa durante las semifinales de este curso si la cosa no se tuerce en tierras inglesas.

0

Nuevos cuartos de final en el Calderón, noche de increíbles mosaicos, cánticos y locura incontrolable en el estadio Colchonero, que espera tener una última noche gloriosa durante las semifinales de este curso si la cosa no se tuerce en tierras inglesas. Y es que Atleti volvió a realizar un partido sublime de Champions ante el vigente campeón de la Premier, el Leicester.

HURACÁN ATLÉTICO

Eso fue lo que ofreció el Atlético durante los primeros 30 minutos de juego, espoleado por una grada llena de entusiasmo y con ganas de volver a unas nuevas semifinales europeas. Los muchachos del Cholo cercaron al rival en su campo, lo empotraron en el área y lo bombardearon por dentro, desde fuera y también por aire, pero el equipo sigue con una falta preocupante de contundencia cuando domina. Ni Koke que la empotró en la misma escuadra del palo, ni Saúl, ni Griezmann… ni mucho menos Torres que volvió a tener una noche gris.

El gol al final llegó en velocidad, con una recuperación en campo propio y una cabalgada de Griezmann que acabó con su derribo dentro del área rival. Difícil de ver para el árbitro si era dentro o fuera del área, porque estaba lejos, pero que decidió convertirlo en penalti ante la duda. Griezmann en un acto de madurez y valentía cogió el balón para patear. Sus últimos fallos desde el punto de penal lastraban su moral, pero esta vez dejó que el portero se fuera a un lado y disparó de forma segura hacia el otro.

Minuto 28, y ya estaba abierta la lata. El Atleti tenía el partido donde lo quería y siguió buscando para una renta mayor. Por su parte el Leicester no se inmutaba, su plan estaba claro, llevar la eliminatoria abierta a su campo, y siguió manteniendo sus líneas cerradas en su propio campo.

QUERER Y NO PODER

En la segunda parte el Leicester salió aún más armado atrás, quitó a Okazaki y metió Kling, y de esta manera puso una doble línea de 5-4 en defensa para tapar los disparos lejanos que tanto daño habían hecho durante la primera parte. El Leicester se convirtió en un equipo prácticamente infranqueable para un Atleti que sufre mucho antes defensas tan cerradas.

Y no fue porque los colchoneros no lo intentaran de todas las maneras posibles, se pasaron la segunda parte buscando los espacios, sin conseguir encontrarlos. La entrada de Correa le metió chispa, pero sin fortuna. Torres siguió con su calvario tras tropezase cuando remataba en la ocasión más clara de la segunda parte. Thomas suplió al 9, pero sin conseguir nada que mejorara lo que se ofrecía.

El resultado final fue bueno para todos aparentemente. El Atleti contento con la victoria y la portería a cero, el Leicester contento de llevar la eliminatoria abierta a su campo, donde tendrán al menos que intentar tirar a puerta si quieren tener alguna mínima opción de pasar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here