Unocero que estás en los cielos

"Somos el Atleti, aquí no hay juego bonito, sólo valen los puntos. Que confíen." Griezmann

0

Volvió el fútbol de verdad al Metropolitano y volvió de la mano de un 1-0 de subsistencia contra el Rayo. Una victoria por la mínima que, más que una declaración estilística o de intenciones, fue un ejercicio de supervivencia en los albores de una temporada que ha empezado con sendos enfrentamientos durísimos en Tallin y Mestalla. Así, ante la exigencia del calendario, el primer encuentro en casa nos regaló 90 minutos de pragmatismo enclavados entre dos celebraciones lo cual, para los que aun tienen memoria, antes del Cholo era sinónimo de gafe. Ya no.

Lo que hay

Nos vamos a hartar este temporada con los “si yo fuera del Atleti…” y los “a este equipo hay que exigirle más” por parte del nacionalmadridismo, van a estar rabiando de agosto a mayo y, antes que seguirles el juego, hay que sonreír y disfrutar. Y es que se le podrán achacar muchas cosas al Atleti de ayer, pero nunca una falta de ideas o de coherencia. Ante la natural falta de ensamblaje a estas alturas del año, la propuesta colchonera fue la del Cholismo 101: explotar cada error del rival igual que nos dejamos el alma para subsanar nuestros fallos. Y así fue, porque el Rayo, por mucha impresión que diese el ver a los vallecanos pisar nuestro campo con relativa asiduidad, no tiró entre los tres palos hasta los minutos finales, esos en los que Oblak manda. Más allá de un par de ocasiones en los estertores del encuentro, algún fallo o falta de coordinación atrás de los nuestros dio amago de susto pero, aquí, cuando un falla otros tres subsanan el error: Cholismo.

Sorprende en ese sentido la repetida titularidad de Lemar que en los tres encuentros jugados hasta la fecha. Y es que el francés ha entrado de lleno en el esquema del Cholo cuando, a priori, no tiene las condiciones de base para entrar de lleno en el equipo como sí las tiene por ejemplo Rodri. Cuánto no le habrán comido la oreja Griezmann y Lucas en Rusia para que el chaval haya venido con las cosas tan claras. Verlo trabajar, tapar huecos y dar apoyos en salida de balón es como ver a un pequeño Antoine moviéndose por la banda izquierda. Le falta entenderse con los compañeros y no abusar de la posesión en zonas poco relevantes pero, desde luego, está en el buen camino. Que siga escuchando a Griezmann que empezó como él (dejemos ya de repetir la falacia de que no fue titular hasta diciembre) y acabó siendo el jugados más importante del Cholo. Dos goles en Liga del Atleti y en los dos estaba Antoine de por medio.

Lo que falta

Lo que es innegable es que los 3 puntos de ayer son claves para a seguir creciendo. El 1-0, como decíamos, no es nuestra forma de vida sino nuestro modo de supervivencia. Vendrán los grandes partidos, las grandes goleadas y hat tricks pero, cuando éstas no sucedan, alabados sean los 1-0. Y es que ante Madrid y Valencia, debido a la intensidad y a lo que había en juego, igual pasaron desapercibidas cosas propias de los inicios de temporada. A Godín, Saúl o Griezmann aun les falta rodaje y se nota; a Rodri, más allá de la jerarquía innata que parece tener, le faltan minutos para encajar en el esquema del Cholo (en el que encajará seguro); a Lemar y Martins más de lo mismo…

Los mimbres están y se van uniendo para crear algo distinto pero no tanto a lo que hemos visto hasta ahora en el Cholismo. No va a ser el Atleti de este año el que le gustaría a algunos que fuese o el que según otros debería ser: va a ser el Atleti que tiene que ser. Está muy bien el fútbol estético, las cuentas de la vieja o el onanismo con finales en el Metropolitano. Está estupendo fantasear e imaginar partidos y futuros posibles. Pero aquí lo único que importa es una cosa: ganar. Para eso está el Cholo, para eso está el 1-0.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here