Demasiados errores para un solo partido

"El que comete menos errores saca más partido de las eliminatorias" Diego Pablo Simeone

0
Atlético Sevilña Copa del REy

El Atleti de 2108 es más equipo, tiene más colmillo, cuenta con una bestia en punta que atemoriza a las defensas rivales y es un Atleti que se cree más su papel y su idea. Pero sigue siendo el Atleti. Y eso significa que los errores penalizan, y mucho. No fue anoche mejor el Sevilla que el Atleti, ni siquiera en esos últimos 20 minutos en los que acaeció el desastre y llegó la remontada visitante. Pero el Atleti falló, mucho, anoche. Falló en momentos clave y fallaron demasiados jugadores clave del esquema del Cholo.

El método Simeone fía todo al equipo, cada decisión, cada movimiento, cada jugada es correcta siempre y cuando se haga en beneficio del equipo. Eso da lugar a que cada eslabón de la cadena sea, si no imprescindible, sí más importante que en otros grandes de Europa. Así, cuando falla uno de esos eslabones el equipo se resiente, pero cuando fallana varios, como ayer, los nuestros parecen derrumbarse. Hemos pasado casi dos años y medio en los que quizá el eslabón más débil de esa maquinaria Cholista era la punta de lanza, el nueve. Esto restaba precisión  y mordiente a un equipo que de centro del campo para atrás rendía siempre a grandísimo nivel. Llegó Costa y se acabó la herrumbre de esa parte de la cadena tanto por acción (el partido de ayer del 18 es un canto a la energía y a la fe en la delantera) como por omisión (Torres y Gameiro parecen otros este nuevo año). Pero ayer, donde Costa se alzaba como baluarte de Simeone, fallaron Koke, SAúl, Griezmann, Savic, Moyá o Lucas. Demaisados puntos débiles para un solo partido.

Y aun así, a pesar de que probalemnte la mitad del once atlético jugase su peor partido de la temporada. A pesar de ese aparente desastre el Atleti mantuvo el tipo. Jugamos 70 minutos serios, quizá imprecisos, pero esperando la ocasión en que a base de insistir apareciese Costa. Y apareció, como siempre. Y ahí debería haber terminado el partido pero llegó un rebote, una mala salida y el descontrol.

No estuvo bien el Atleti en esos últimos 20 minutos. Tampoco estuvo excesivamente bien el Sevilla pero aprovechó nuestro errores. A pesar de la derrota, en cualquier caso, que nadie se equivoque, esto no ha terminado. El Pizjuán dictará sentencia en una semana y no es precisamente un campo que se nos dé mal. Que nadie deje de creer, ni los turistas del Metropolitano ni los fieles del Cholo. Que no se confíen los sevillistas que ayer poblaron las gradas de nuestro estadio, que no crean que están en semifinales. La Copa sigue viva, y nos gusta la Copa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here