El príncipe aspira a reinar, los atléticos a soñar

"El grupo que está es el que quiere estar y eso me entusiasma" Diego Pablo Simeone

0
atlético de madrid leganés póker de griezmann

Todavía pitaba algún tonto cuando Griezmann tocó su primer balón. Ni la exhibición que dio en Sevilla ni los dos meses que lleva el francés habían servido para apagar los fuegos interesados iniciados por la prensa del régimen. Setenta minutos después no había un alma atlética capaz de emitir un ápice de crítica hacia el francés. Vendrán más portadas y más intentos de desestabilización, más “Griezmann fichará por el Barça” y más “El Madrid va a por Griezmann”. Está en la conciencia de cada uno estar del lado de los que ayer se abrazaban en una piña en cada gol o del lado de los que, en la semana en que al Cholo le han dejado con la plantilla más corta de la Liga, se han dedicado a felicitarle el cumpleaños a Cerezo y a lanzarle “vivas” a la directiva por saldar otro año con más ingresos por ventas que inversión en fichajes. Todo ello mientras exigen al Atleti del Cholo pelearle al Barcelona el título. Allá cada cual.

Se vaya o se quede, lo cierto es que Griezmann es hoy el mejor Griezmann de su carrera. Con siete goles en dos partidos el delantero ha tomado las riendas del Atleti y lidera el equipo que va el domingo al Nou Camp a intentar darle vida al campeonato. Aún así, si bien es justo ensalzar la figura de Antoine, resulta injusto fiar el momento de los muchachos del Cholo sólo al francés. Y es que gran culpa de que ahora aparezca el principito por donde aparece, como aparece y cuando aparece la tiene esa bestia salvaje que es Diego Costa. Ese animal desenfrenado que arrastra tres defensas en cada carrera y controla balones que no debería ser físicamente posible que controlase. Costa es la chispa que le faltaba a este Atleti, la cizalla que desvencija sistemas defensivos enteros y que hace mejor a sus compañeros, pero sobre todo a Griezmann.

Pero no todo es Antoine y Diego. El centro del campo domina ahora los partidos de principio a fin. Thomas ha hecho suya la parcela central y domina el juego como un veterano; Koke ha retomado en las últimas semanas su labor de lanzador de los de arriba como si fuese un quarterback; Saúl ya es el mejor centrocampista box-to-box de Europa y Gabi, que ayer no jugó, cumple años pero no envejece. Si a eso sumamos que la defensa y Oblak siguen siendo inexpugnables y que tenemos al mejor lateral izquierdo del mundo, hay motivos más que de sobra para soñar.

Eso sí, la opción a soñar para por el Nou Camp. El domingo tendrá lugar el partido más importante del campeonato. Los nuestros van a Barcelona a ponerle picante a esta Liga, a insuflarle vida a un torneo con pocas historias que contar de aquí a mayo si no fuese por los chicos del Cholo. Nos van a pegar por todos lados, nos van a intentar dividir y, que no quepa duda, nos van a inclinar el campo en contra silbato en mano. Serán la mano del Cholo y la unión del vestuario las encargadas de mantener la formación en testudo que aguante las arremetidas externas. Y será la labor de cada uno de los atléticos y atléticas defender nuestro escudo y nuestra historia frente a las afrentas del régimen. Griezmann, Costa y los demás soldados aspiran al trono, aspiran a seguir peleando cada metro y cada balón, cada partido. Y mientras ellos luchen, nosotros soñaremos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here