Diego Costa menos mes y medio

"Los de mi familia, a muerte con ellos" Diego Pablo Simeones

0
Atlético de madrid Real Madrid Juanfran Benzema

Se escapó el derbi. Se escapó cuando fuimos mejores de principio fin, con un centro del campo dominado exclusivamente por un elenco formado por canteranos del Atleti. La vuelta de Koke propició que se recuperase el equilibrio perdido en el último mes. Pero no bastó con eso. No bastó porque la fase ofensiva del Atleti sigue en estado de hibernación, sigue a la espera de un jugador que por sí solo sea capaz de aguantar los balones largos, sigue a la espera de que alguien llegue a esos centros a tierra de nadie, sigue a la espera de alguien que tenga fe en sí mismo, sigue a la espera de Costa.

Jugó el Madrid uno de esos partidos en los que la mitad de su equipo básicamente andaba por el campo. Un partido de esos que antes se hubiese llevado por dejación de la defensa atlética. Pero esos tiempos pasaron, ahora si algo importa en el Atleti es la solidaridda defensiva, y eso se vio en cada carrera de Juanfran y Lucas, encada corte de Savic y Godín y en los apoyos de Saúl, Gabi y Koke. El camino que nos llevó a triunfar fue el que siguieron anoche los nuestros en el Metropolitano. El problema surgió cuando tocaba salir, sin profundidad, sin apoyos en corto y con una delantera totalmente desconectada del partido.

Apenas empezaba el encuentro cuando Correa se encontró con un balón en el área vikinga. Era gol, no podía pasar otra cosa. Pero pasó otra cosa. Inexplicablemente el argentino echó fuera el balón y, a partir de ahí, pareció arrastras ese fallo durante los 90 minutos. Hacía sus regates,echaba sus carreras, pero cada centro al área se convertía en un balón sin fe, sin un objetivo claro. A eso le acompañaba que el nueve de ayer no era un nueve, y eso no es baladí. Griezmann no sabe jugar de único referente, a lo que se suma que no está en su mejor momento ni mucho menos. Aun así, el ambiente durante todo el partido fue de murmullo cada vez que el  francés se acercaba al balón, demasiada gente estaba preparada para pitar al 7 atlético desde antes de que comenzase el encuentro. Todo por contestar medio en serio medio en broma aun periodista francés con un “Sí” en un test tonto. Por eso y portener un hermano imbécil. Con eso, As y Marca han orquestado una campaña contra el delantero que, al parecer, ha calado en gran parte de la afición atlética. Esto acabó deviniendo en que, en un derbi que marchaba 0-0 a falta de 20 minutos, parte del respetable, en vez de entregarse a la causa de apoyar al equipo tomó la deción de que lo mejor que podía hacer era pitar a uno de nuestros jugadores. Quién nos ha visto y quién nos ve. Allá ellos.

Allá ellos porque básicamente le están siguiendo el juego a los dos panfletos madridistas que hoy amanecen hablando de un arbitraje desfavorable al Madrid. Hablan de lo claro que es un penalty a Ramosen la que el despreciable jugador blanco bajó la cabeza a una altura en la que se encontró con la pierna de Lucas. Lo que en cualquier otro partido se hubiese considerado un choque fortuito aquí se valora como una falta clamorosa. Esos mismos panfletos hoy no dedican ni una línea a la tremenda parcialidad de Fernández Borbalán a la hora de señalar faltas ayer. El Madrid se dedicó a pegar patadas durante toda la segunda parte sin que el colegiado tuviese a bien señalar apenas un par de ellas mientras que cada choque de un jugador blanco con uno rojiblanco acababa en tarjeta para el segundo. Si estos supuestos periódicos son los que moldean la manera de pensar de parte de la afición atlética es que nos estamos convirtiendo en lo que, se supone, siempre hemos odiado. Esperemos que no sea así.

Faltó salida de balón, faltó gol, faltó un delantero que creyese en sí mismo (Ni Torres ni Gameiro aportaron más que Griezmann y Correa), pero al menos no faltó una idea, no faltó un compromiso. El empate de ayer no es motivo de celebración, ni mucho menos, pero sí se puede empezar a pensar que estamos en la rampa de salida para cuando llegue enero. Si seguimos vivos cuando empiece 2018 este grupo está ensamblado para que la pieza que falta le dé ese pequeño plus que hará que un equipo que compite se convierta en un equipo que gana. Sólo mes y medio y la máquina estará completa,mes y medio y tendremos a Diego Costa. Aunque les cueste, crean. No consuman y crean.

COMPARTIR
Artículo anteriorEl derbi del Metropolitano
Artículo siguienteY el Metropolitano pareció el Calderón
Guillermo Valiente

Redactor de cholismo y fiel seguidor del Atlético de Madrid. Abonado desde el 1994 y perteneciente a la generación del doblete. Primero el atleti y después el resto. Su dureza dureza tanto dentro como fuera del campo recuerda a la de Bruce Harper.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here