El aviso de todos los años

"Nunca hacemos un balance en el andar. Lo que tengo claro es que esto es lo mejor que nos puede pasar" - Simeone

0

Primer tropiezo atlético y primer toque de atención. Los nuestros firmaron un partido plano en Balaídos con un centro del campo que perdió claramente el duelo con el del Celta y nos fuimos para casa con un correctivo importante que sólo el VAR impidió que fuese mayor. Llega pues la primera derrota justo antes del parón de selecciones. Buen momento para que el Cholo y sus muchachos se sienten a reflexionar y valoren si son tan buenos como dice el espectador medio de El Chiringuito y el lector de Marca y As, o si el único camino hacia la gloria atlética es efectivamente el trabajo y el ir partido a partido. Como dice el Cholo, igual esta derrota es lo mejor que nos podía pasar.

Y es que tanto debate sobre la inversión en fichajes y sobre si esta es o no la mejor plantilla de la historia del Atleti nos ha llevado a un punto en al que, desgraciadamente, llegamos en un momento u otro todos los años: aquí no se ganan partidos andando. El estilo de juego del Atleti es así de exigente, si te distraes cualqueira puede hacerte un ocho. Más que nada porque vivimos de eso. Vivimos de hacer creer a nuestros rivales que son mejores, de dejarles crecer en el partido y confiarse para, cuando menos se lo esperan, meterles un par de zarpazos y dejarles en la lona sin enterarse de lo que acaba de pasar.

Así y todo, resulta un tanto injusto criticar todas las decisiones del Cholo en Vigo. De hecho, si no llega a ser por el resbalón de Godín (que no ha empezado bien el año, no nos engañemos) habría que ver por qué derroteros habría transcurrido el partido. Al Cholo se le puede achacar el quitar a Giménez sin tarjeta y no a Savic. El montenegrino no había hecho mal partido en el lateral en la fase defensiva, haciendo que Aspas pasase desapercibido todo el partido (fue sacar a Stefan de ahí y el delantero gallego remató solo), aunque en lo que se refería a la proyección atacante ésta fuese nula. Aun así, con tarjeta, hizo una mano absurda en el centro del campo y se fue a la calle, dejando al Atleti con diez y entregado ya a la derrota.

La única conclusión decente, en realidad, que se puede sacar respecto a la derrota de ayer es la que se refiere a la actitud. El análisis táctico y el “qué habría pasado si” son debates absurdos para barras de bar y programas televisivos para analfabetos. Habrá tontos, seguro, que en el próximo partido del Metropolitano se pongan a pitar a Filipe (¡por quedarse!), critiquen a Thomas (que ganó casi él solo una Supercopa hace 15 días) o le griten al equipo por no jugar como dice Relaño que debería jugar el Atleti. Lo único cierto es que el Atleti está aun en pleno proceso de ensamblaje por lo que necesitamos tiempo. Tiempo para ver el rumbo que ha de tomar la nave y, para ello, más vale saber por dónde no ha de navegarse antes de que dicho rumbo esté ya fijado. Porque el destino al que queremos llegar es el mismo para todos. Para todos juntos, que no se nos olvide.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here