La felicidad es roja y blanca

"Madrid hoy es rojiblanca" -Diego Pablo Simeone

1
godin liga atleti barcelona

La lágrimas de nuestros abuelos, de nuestros padres, nuestras lágrimas; esas lágrimas que creímos que nunca íbamos a volver a ver rodar por nuestras mejillas; las lágrimas que la Historia parecía querer arrebatarnos pero que en realidad estaba reservando; esas lágrimas que tuvo que traer el Cholo a nuestros ojos; las mismas lágrimas que sólo un grupo de héroes como el nuestro podían hacer aflorar; esas son las lágrimas que anoche visitaron los rostros atléticos, las lágrimas por una Liga, las lágrimas de la felicidad.

Cholismo

La verdadera Gloria sólo se alcanza cuando se ha conocido el dolor, cuando el sufrimiento se ha padecido y se ha convertido en parte esencial de nosotros. Por eso el último partido, el definitivo, no podía desarrollarse de otra manera, no podía ser fácil, no podía carecer de dolor, de lucha, de épica. Tenía que ser así, tenía que representar la esencia de esta temporada, de estos jugadores, del Cholo, del Atleti. Tenían que lesionarse dos puntales del equipo en los primeros 20 minutos, teníamos que ponernos por detrás en el marcador, teníamos que sentir los pellizcos en el corazón, la taquicardia que los atléticos bien conocemos. Tenía que ser heroico, tenía que ser histórico.

No hay espacio en el Camp Nou para dar cabida a los cojones que tienen estos jugadores. No hay folios en el mundo para describir el orgullo que sentimos por este grupo de hombres, de héroes, de Dioses rojiblancos que nos han devuelto la Gloria y la Historia, que nos han puesto donde merecemos, donde pertenecemos. Porque este grupo, este equipo de guerreros comandados por un mesías, han sudado sangre para ponernos en la cima. Nos han dado la felicidad a través del trabajo, del esfuerzo y el sacrificio. Han hecho de la idiosincrasia atlética su identidad y nos han hecho Campeones a lo grande, a lo cholista, a lo Atleti.

Eternos

38 jornadas épicas, gloriosas nos han traído hasta aquí, hasta la décima. 38 jornadas de lucha y brega, de morir por unos colores que son los nuestros y los suyos. Un año de felicidad continuada con un final digno de la mejor novela. Con un partido para la historia, con un cabezazo de Godín que pasará a los anales atléticos, que poblará el imaginario rojiblanco para toda la eternidad. Ese salto voraz, ese vuelo del uruguayo es el punto final a un año de orgullo y tesón, de lo que siempre hemos sabido que era el Atleti y que sólo el Cholo ha sabido plasmar en el campo.

Sólo podemos darles las gracias. Gracias a Courtois, a Godín, a Miranda, a Juanfran, a Filipe, a Alderweireld, a Giménez, a Manquillo y a Insúa. Gracias a Gabi, a Tiago, a Mario, a Koke, a Arda, a Raúl, a Diego y al Cebolla. Gracias a Costa, a Villa y Adrián. Gracias al Profe, al Mono y a Vizcaíno. Pero, sobre todo, gracias, gracias, gracias y mil veces gracias al Cholo, a Simeone, al Luis de nuestra generación. La figura de nuestro entrenador ya se puede equiparar a la de Zapatones, ya es tan grande, ya es el más grande de la Historia moderna rojiblanca.

Cuando contemos esta temporada a nuestros nietos, cuando años hayan pasado desde este momento de felicidad total, las lágrimas de nuestros abuelos, nuestros padres, nuestras lágrimas, volverán a aflorar a nuestros ojos. Recordaremos aquel año de 2014 en que, contra viento y marea, un equipo único, nuestro, épico, nos devolvió al sitio de donde la Historia nos quiso sacar. La décima ya es nuestra, pase lo que pase ya no abandonará nuestra vitrinas. Si la felicidad tienen una cara es la de los colchoneros, si tiene un color es el rojiblanco.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here