Las rotaciones y el otoño acaban pesando

"Todos son importantes. Siempre son importantes." Simeone

0

Ya es costumbre. El bajón físico de octubre y noviembre es una tradición que se viene repitiendo bajo la batuta del Cholo. La preparación física de un equipo como el Atleti, que ha de vivir sobre todo de la superioridad en ese ámbito además del trabajo táctico, da lugar a picos y valles a lo largo del año que se notan de manera más marcada que en otros grandes de Europa. El quid de la cuestión es cómo se superan dichos valles para estar en posición de disputar títulos cuando llegan los picos. Así, el mítico unocerismo que tanto le ha dado a este equipo se torna en el baluarte de estas fases de la temporada a la hora de mantener una posición de privilegio en Liga y Champions. Se trata de acertar en las pocas ocasiones de hacer daño que tengamos y no fallar en las que nos creen. En Leganés tuvo lugar lo primero pero no lo segundo.

Y es que ese descenso en la forma física (y mental) se nota principalmente en fase ofensiva. En lo referente a la creación de flujo atacante se están viendo las carencias de ideas y soluciones de unos jugadores que hace apenas un mes parecían mesías del fútbol combinativo. Faltan ideas, falta decisión y falta puntería. No fue el de Leganés un partido especialmente dramático en cuanto a la cantidad de ocasiones. Incluso jugando sin 9 tuvo el Atleti un buen manojo de ocasiones que tendrían que haber cerrado el partido, pero sólo una genialidad de Griezmann habría de ser capaz de abrir el marcador en un lanzamiento de falta. A partir de ahí los nuestros respiraron viendo que, al fin, la portería rival se perforaba y se encomendaron a su capacidad defensiva.

El problema surgió cuando se notó la descompensación en lo tocante a cerrar espacios y ser solidarios en defensas. Gelson y Lemar, con su indiscutible aportación en lo referente a generación de peligro, aun no tienen asimilados los conceptos de ayudas que tan importantes son en el esquema de Simeone. A eso se sumó ayer un Vitolo que, merced a la intermitencia de las lesiones que viene sufriendo, parece llegar siempre un segundo tarde al sitio donde debería estar. Como muestra de esto último queda el gol de Leganés en el que pierde asombrosamente su marca y acaba dejando rematar solo a un rival. Es el canario, eso sí, un jugador ideal para el Cholismo, con las condiciones y voluntad necesarias a la hora de jugar para el Cholo. Pero, sin duda, la falta de forma y de continuidad le puede pasar factura si se deja llevar por un estado de pesimismo que le haga perder fe en sus capacidades. Vitolo ha nacido para jugar en este Atleti y va a ser, tiempo al tiempo, clave en esta temporada. Más vale un fallo en noviembre que en mayo, y eso el Cholo lo tiene claro.

Se nos fueron pues dos puntos que parecían estar en el bolsillo. En un partido, todo sea dicho, con una alineación fuera de lo común y que precede al enfrentamiento que, aparentemente, tanto Simeone como los jugadores tenían en la cabeza: el del Borussia. Se ha empeñado el Cholo en que este año las rotaciones sean reales y relevantes y eso, mal que bien, requiere de un tiempo de gestión y, sobre todo, de convencer a los jugadores de que ese el camino. Antes que dramatizar por un par de empates conviene recordar que esto es una carrera de fondo y que necesitamos a todos los músculos en forma a la hroa de la verdad. A nada de que la Liga siga siendo una competición real y todos los equipos se crean de verdad que pueden salir a jugarle a todos los equipos, el Cholismo 2019 va a tener cosas que decir esta temporada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here