Un error y una estupidez

"Cabeza alta y a ganar el derbi" -Juanfran Torres

0
real sociedad 2-0 atletico demadrid

La segunda derrota de la temporada se pareció mucho, demasiado, a la primera. Un Atleti sin fuerzas, bajo la lluvia, se dejó llevar por un partido que no supo dominar del todo en ningún momento. Con una ocasión en el primer tiempo clamorosa que pudo haber cambiado el partido se escapó la verdadera posibilidad de victoria para los nuestros. La Real acabó siendo mejor y terminó por llevarse un partido en que dos faltas de coordinación dieron lugar a los dos penaltis a la postre definitivos. Un partido para aprender, para crecer.

Saúl como recurso

Parece claro que en el once del Cholo hay diez plazas más o menos claras. La lesión de Saúl sacó a concurso esa undécima plaza y ni Gaitán ni Correa parecieron hacer los méritos suficientes para ocuparla. En Anoeta, mientras Carrasco permutaba entre las dos bandas, tanto Saúl como Griezmann se encargaban de rellenar los huecos que quedaban libres en el costado en que no estaba el belga. La presencia de nuestro 8, cierto es, da cierta enjundia y solidez a un centro del campo que sólo con Koke y Gabi se antoja escaso para afrontar ciertos partidos fuera de casa. Ayer, cierto es también, sólo en la segunda parte se convirtió el encuentro en un correcalles. Hasta entonces parecía que, dentro de lo que cabe, el Atleti estaba haciendo lo que quería. El problema es que la disposición táctica de dos mediocentros parece agotarse pronto si los nuestros no se adelantan en el marcados. Y así sucedió ayer, que al descanso el 0-0 campeaba aun en el luminoso y la batería atlética empezaba a dar síntomas de agotamiento.

Llegamos tarde

Podía haber acabado el partido 0-0 también de no ser por una descoordinación defensiva que,lamentablemente, empieza a suceder de manera habitual en los últimos partidos. Una contra rápida de la Real nos pilló fuera de sitio y Gabi, que tampoco estaba haciendo su mejor partido del año, llegó tarde, se pasó de frenada,y cometió el primer penalty de la tarde. Puede pasar, es algo plausible, el problema fue que a partir del 1-0 no reaccionó el Atleti. El Cholo se encargó de meter músculo y potencial ofensivo al campo, pero aquello no mejoró. El caos que genera Correa, que bien te puede hacer ganar un partido, ayer se volvió en nuestra contra. No está fino el argentino y lo demostró con varias pérdidas de balón tontas en fase ofensiva pero sobre todo con el segundo penalty de la noche. Una entrada a destiempo, tonta e innecesaria que acabó por matarnos.

Lo de San Sebastián ha de servir para crecer,para entender que este Atleti es diferente al de otros años. Más allá de la derrota debe preocuparnos el hecho de que parece costarnos un mundo levantarnos de un resultado adverso. Ahora vienen dos semanas de trabajo, de analizar y corregir. Dos semanas para praparar un partido que, aun estando a las alturas de temporada que estamos, puede marcar el resto del año. Dos semanas para un derbi que no vamos a dejar escapar. Dos semanas para volver a creer.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here