Cuanto más mejor

0
partido del osasuna frente al atlético de madrid

Cuanto más le increpan, cuanto más intentan sacarle del partido, cuanto peor le tratan, mejor jugador es Diego Costa. El brasileño se alimenta del insulto y del menosprecio rival para convertirlo en goles. Buena muestra de ello es el doblete que firmó ayer en el Reyno de Navarra tras un partido en el que la belicosa grada osasunista dedicó la mayoría de sus esfuerzos a tratar de desconcentrar a nuestro crack. No lo consiguieron.

Se está convirtiendo ya en tradición. Entre la grada y la defensa rival le pinchan, le increpan, le insultan e incluso le golpean. Betis y Sevilla se dieron cuenta a las bravas de que por ese camino sólo habían conseguido envalentonar a la bestia. Ayer los aficionados de Osasuna debieron abandonar su feudo pensando que más les hubiese valido haberse guardado sus opiniones. Una ve que el Bicho se cabrea, ya no hay quién lo pare.

La irrupción de Costa en el partido tuvo lugar, en cualquier caso, cuando más parejas estaban las cosas. Tras un inicio prometedor, el equipo se echó para atrás debido, sobre todo, al habitual empuje de los de Mendilíbar que en su campo siguen siendo un hueso duro de roer. Por eso fue tan importante la aportación de Costa. Con el juego enfangado en el centro, sin continuidad en los balones, tuvieron que ser un par de tanganas las que pusieran en marcha la maquinaria rojiblanca. Un error en la línea rojilla y el primero de Diego para dentro. Tras el descanso, error de marca en una falta y el segundo al marcador. Diego Costa enchufado y tres puntitos para casa.

Pero sería un error pensar que sólo Costa se erigió en héroe de la victoria atlética. Lo cierto es que, de no ser por Courtois, un sustito nos podríamos haber llevado. Pero ahí está Thibaut, con sus dos metros. Habitualmente resguardado por una defensa seria que no concede mucha oportunidad de lucirse a su portero, limita su labor a ofrecer seguridad y templanza en los balones parados y las salidas. Sin embargo, ayer demostró que cuando la defensa no tiene su día y acaba permitiendo al rival más de una aproximación, también sabe parar, y de qué manera.

Partido, más que bueno, serio,  saldado con victoria. Los tres puntos se vuelven para casa y a preparar el partido de Valencia. Eso será en quince días, porque antes habrá compromisos de selecciones. Parece que está vez no hay ‘guiño al Atleti’, como calificó nuestro seleccionador a la llamada de Mario Suárez en la anterior convocatoria. Es de entender, si cuando íbamos segundos llamaba a uno de los nuestros, ahora que vamos terceros no hay necesidad de llamar a ninguno. Nadie se lleva las manos a la cabeza, se mantiene la paridad vikingo-culé que es lo importante y se lleva a los canteranos que ambos tienen repartidos por el mundo, como tiene que ser para no meterse en problemas. Quizá algún día entiendan que el fútbol es de todos, que la selección es de todos. Quizá algún día comprendan cuantos somos y que no compensa tenernos cabreados. Quizá para entenderlo tengan que perder una final. Quizá este año la pierdan. Quizá

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here