Hasta siempre Kevin

Crónica del Español 1 At. Madrid 0

0

Los atléticos terminaron ayer jodidos. Perder siempre duele. Pero a decir verdad, una vez consultado con la almohada, solo hay lugar al optimismo. Tras tres años de travesía por el desierto del gol (del no gol, mejor dicho), por fin termina la condena. Ayer fue el último día en prisión. Han sido 40 meses y 1 día largos y duros, pero ya tocan a su fin. En este tiempo ha habido días mejores y peores. Ayer fue uno de los malos. Pero lo importante es que fue el último.

Gran Español

A todo esto, hay que decir una cosa: el Español es un gran equipo, con un grandísimo entrenador, y que esta muy por debajo en la clasificación de lo que su fútbol demuestra. Quique ha vuelto a encontrar la tecla, a rodearse de una guardia pretoriana que va a muerte con él, y terminará haciendo un gran papel con el equipo perico. Él fue el primero que señaló a los atléticos el camino de la victoria, aunque su figura no fuese lo suficientemente grande como para convencer al vestuario que el club, la afición y ellos mismos estaban muy por encima de sus nefastos dirigentes y que podrían conseguir lo que se propusieran. El Cholo sí lo consiguió y venció y sigue venciendo en esa pugna contra los desmanes de los ilegítimos dueños del club. Quique no, pero no hay que culparle por ello. Al revés. Hay que agradecerle que abriese la puerta, aunque después no fuese capaz de cruzarla. Gracias Quique.

Y Kevin se despidió a lo grande

El partido transcurría por derroteros tranquilos, como los últimos. Ambos equipo se habían alternado en el dominio del juego. Cuando le tocó mandar al Atleti en el juego, Koke y Griezmann no estuvieron acertados en el último pase. Cuando le tocó al Español, Baptistao demostró que él tampoco es el 9 que exige un equipo del nivel de este Atleti y que por ello salió por la puerta de atrás. La segunda parte se rompió con los cambios del Cholo… Esta vez para mal. En primer lugar, Gameiro decidió despejar las dudas sobre su posible resurgimiento antes de la llegada del nuevo año y con él de Diego Costa. Griezmann por fin acertó filtrando un pase, y dejó a su compatriota solo ante Pau. Tenía dos opciones, una mala y otra buena. Por supuesto, eligió la mala, en lugar de ceder al compañero que tenía en boca de gol. Pero es que además la ejecución, una vez elegida la opción, fue todavía peor: disparo ridículo a las manos de Pau. Las esperanzas de encontrar el gol se esfumaban y el 0-0 parecía inamovible… hasta que Correa decidió que él también quería tener el día malo. Perdió balón tras balón desde el primer minuto que pisó el césped. Los tres primeros los pudieron solucionar sus compañeros, pero al cuarto ya no fue posible y Sergio García marcó a placer. 1-0 y fin a una histórica racha. Lo mejor es que es 23 de diciembre, que ya no volvemos a jugar en liga hasta que vengan los Reyes el 6 de enero, y que este año, por fin, nos van a traer lo que queremos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here