Lisboa premia a los supervivientes

"En un año complicado estamos en semifinales europeas." Simeone

0

Esta recta final de la temporada se está convirtiendo en una cuestión de supervivencia al límite. Las decisiones de Gil Marín en enero y febrero dieron lugar a una plantilla corta a la que se le mandaba el mensaje de “allá os las apañéis” y, a día de hoy, todavía no ha salido nadie a dar explicaciones al respecto. Y cuando decimos nadie nos referimos a Miguel Ángel Gil Marín, dueño y señor del club (Cerezo está para los chistecitos, eso ya lo sabemos). Y a pesar de ello, a pesar de que el mayor enemigo del Atleti sea su propietario, Simeone y los suyos han asumido su papel de héroes, han cerrado filas y se han encomendado a su propia casta para sacar adelante la temporada. Y los cabrones lo están consiguiendo.

Anoche en Lisboa hubo media hora en la que aquello se venía abajo, eso sí. Media hora bajo la lluvia en la que los del Sporting encerraron a los nuestros en su área y éstos se dejaron hacer. Volvieron a darnos problemas los centros laterales y volvió Oblak a hacer de las suyas para mantener la eliminatoria donde debía estar. Pero ya está, fue media hora y nada más. Cierto es que en ataque se nos volvió a atragantar, por enésima vez, una defensa de tres hombres; pero no hubo más historia que contar más allá ese arreón inicial verdiblanco.

Igual la memoria selectiva del atlético medio actual ha olvidado aquéllas semifinales de Champions en el Allianz Arena, o aquéllos cuartos contra el Barcelona en 2014 o incluso aquella Europa League de 2010 que ganamos sin ganar un solo partido durante los 90 minutos reglamentarios. Eso era sufrir, lo de ayer fueron pamplinas. Sobre todo tras el descanso, cuando el Atleti se tomó en serio a sí mismo y cerró todas las puertas de entrada al Sporting. Se terminó el chaparrón y se acabó el asedio, más allá de tres o cuatro balones largos en los últimos minutos que nuestra defensa despejó sin problemas.

Ahora bien, si la noche lisboeta nos llevó a semifinales también nos arrebató dos efectivos más. Un codazo sobre Lucas, que no fue sancionado, lo mandó a vestuarios en el descanso con un pómulo en forma de melocotón que, por los gestos de dolor del francés, parecía más roto que contusionado. Por suerte parece que fue lo segundo. Peor pinta tiene lo de Costa que pidió el cambio tras un tirón en el muslo. A eso se suma la lesión que parece venir arrastrando Thomas desde hace unas semanas y la baja de Filipe y lo que nos queda son 13 jugadores de campo. Ole.

En cualquier caso, se pueden sacar conclusiones positivas más allá de la clasificación. Griezmann falló los dos cara a cara que falla cada año en este partido, así que eso ya nos lo hemos quitado de encima; Torres mostró su mejor versión desde hace meses cuando substituyó a Costa y Savic se lo pasó pipa sacando un balón tras otro del área atlética. Ahora, con el arsenal en el punto de mira, el mayor problema que puede tener este Atleti, más allá de que el utillero tenga que poner algún partido a jugar de lateral, es que de deje llevar por un exceso de confianza. Pero aun queda algo de felicidad que exprimirle a esta temporada. Si llegamos vivos, aunque sea unos pocos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here