Operación Manzano

Objetivo: conseguir que Diego Pablo Simeone deje de ser entrenador del Atlético de Madrid.

2

14 de junio de 2018. Antoine Griezmann, a través de un documental cuyo contenido y mensaje son controlados por él mismo, anuncia que se queda en el Atleti. La prensa nacionalmadrista entra en shock. Por primera vez en la historia de nuestro fútbol, un jugador de primer nivel anuncia una decisión de esta trascendencia obviando a la prensa tradicional. El bofetón a los voceros de Florentino y compañía es de época. Y es que les desprecia doblemente: primero como mensajeros oficiales de las noticias del mundo del fútbol, después, desacreditando su fiabilidad tras meses anunciando la marcha de Griezmann del Atleti. A todo esto referente a la decisión de Griezmann se le une algo más importante: después 13 años sin ganar un derby, este Atleti de Cholo no solo gana habitualmente al Madrid (mejor racha de la historia de la liga sin perder en el Bernabéu) si no que se atreve a cuestionar el dominio del Madrid en Europa, solo salvado (de momento) con un gol de córner y otro en fuera de juego. Y encima el 2-4 en Tallin y la final de Champions este año en el Metropolitano. Pero la mafia nacionalmadridista no se rinde fácilmente, y pone en funcionamiento este verano todos los resortes de su poder. Es entonces cuando se crea la Operación Manzano.

¿Qué es la Operación Manzano?

Muy sencillo. Es una campaña, en todos los ámbitos (prensa escrita, radios, televisiones, internet, redes sociales…), para conseguir un objetivo claro: que Diego Pablo Simeone deje de ser entrenador del Atlético de Madrid. Para ello se decide seguir una línea maestra argumental: el Atleti tiene este año la mejor plantilla de su historia. Este razonamiento se deriva a su vez de otros dos argumentos, uno incuestionable (el Atleti ha retenido a sus estrellas) y otro más que cuestionable por no decir directamente falso (el Atleti ha fichado más y mejor que ningún otro año). Como decíamos, el primer argumento es incuestionable, pues es un hecho objetivo: Oblak, Griezmann, Godín, Saúl… todos continúan en el equipo y ninguno ha sido vendido (a pesar de los rumores que la propia prensa nacionalmadridista se había encargado de hacer correr). Habría que analizar eso sí el alcance de la marcha a última hora de Gabi. Pero lo cierto es que de las grandes estrellas ninguna se va. Por tanto, pasemos al segundo: los fichajes. Estos han sido los siguientes: Adán, Arias, Rodri, Lemar, Gelson y Kalinic. Dejando a Adán a parte, cuya participación en teoría va a ser más bien testimonial, analicemos a los otros cinco. Lo primero que destaca de cuatro de ellos es que nunca han jugado en España. Ni Arias, ni Lemar, ni Gelson, ni Kalinic han jugado nunca en la liga española. Otro hecho destacable: la edad. Salvo Kalinic con sus 30 años, la media del resto está en 23-24 años. Dos hechos estos que la prensa nacionalmadridista por supuesto olvida, y lo que es peor, gran parte de la afición del Atleti también (afición que por cierto no había visto jugar más de dos partidos a ninguno de estos cuatro fichajes extranjeros). Un segundo aspecto a comentar sobre los fichajes: la composición final de la plantilla. Destaca claramente un aspecto si lo comparamos con años anteriores: la falta de medio centros puros, o cincos como les llaman en Argentina. Solo uno, Rodri, un recién llegado de 22 años, cuando no hace tanto el Atleti llegó a tener cuatro: Kranevitter, Tiago, Gabi y Augusto. Para ser “la mejor plantilla de la historia” parece algo descompensada, la verdad.

Desarrollo de la Operación Manzano

Demos ahora un paso más en el desenmarañamiento de la Operación Manzano: ¿Cómo encaja el argumento más que cuestionable de “la mejor plantilla de la historia” con el objetivo de que el Cholo deje de estar al frente del Atlético de Madrid? Para encontrar la respuesta tenemos que hacer lo primero un breve análisis de la relación actual entre palco y afición del Atleti. Esta no pasa precisamente por sus mejores momentos por varios motivos:

  • La concienciación cada vez mayor entre la afición colchonera de que sus dirigentes robaron el club.
  • El traslado al Metropolitano, que mas allá de las posibles ventajas económicas que pueda tener, ha desnaturalizado el club para gran parte de la afición.
  • El cambio de escudo por motivos similares a lo anterior.
  • El continuo desprecio, unido también a lo anterior, por la historia y tradición del club: diseño de las camisetas, paseo de las leyendas…

Si todo esto no explota es obivamente por una única razón: Diego Pablo Simeone. Por un lado, sus impresionantes resultados hacen olvidar todo lo anterior, y por otro lado, su carismática figura une a la afición (o al menos a la gran mayoría) en torno a él. Por ello, a día de hoy, Simeone es el mayor y mejor escudo de Gil Marín y Cerezo. Y aquí es donde está el principal escollo de la Operación Manzano: Gil Marín es en última instancia el que tiene la llave, pues es el único que puede tomar la decisión que haría tener éxito de la Operación Manzano. Pero claro, parece difícil que Gil Marín tome la decisión de prescindir del Cholo, siendo el argentino su actual protección contra el más que justificado enfado de la afición con muchas de sus decisiones. Por tanto, solo queda un camino para lograr modificar ese factor: poner a la afición en contra de Simeone. Y en eso estamos. En verano la prensa nacionalmadridista se esforzó de lo lindo en vender lo de la “mejor plantilla de la historia” como hemos explicado. ¿Para qué? Para que calase lo más posible en la afición colchonera, y así la exigencia de resultados fuera poco más que hacer triplete (o cuatriplete si incluímos la Supercopa) ganando además todos los partidos 5-0. Así, en el momento en el que esto no se consiguiese, cualquiera que hiciera un análisis de los motivos del “fracaso” desde la óptica de que el Atleti tiene “la mejor plantilla de la historia” solo podría señalar, por lógica, a una persona: Diego Pablo Simeone. Y eso fue lo que pasó ya el día del Rayo y de manera mas clara el sábado ante el Eibar. Gran parte de la afición del Atleti (poco importante es si es mayoritaria o no) dio, queremos creer que sin saberlo, el pistoletazo de salida definitivo a la Operación Manzano que, después de su fase preparatoria, entró ya en su fase operativa como tal con los silbidos y criticas desmedidas al Cholo tras un partido en el que el equipo creó diez ocasiones claras de gol. Después, se dio el lamentable espectáculo de ver a aficionados del Atleti repetir palabra por palabra las tradicionales críticas de la prensa nacionalmadrista a Simeone.

Ser o no ser antimadridista

El asunto por tanto es más serio de lo que podría parecer un primer momento. Y es que no solo está el hecho de cómo sería un futuro Atleti sin el Cholo (algo que al fin y al cabo llegará más tarde o más temprano), si no que ataca a una de las líneas de flotación del Club Atlético de Madrid desde sus inicios. Y es que, como ya hemos comentado alguna vez, el Athletic de Madrid surge como un equipo antimadridista por naturaleza desde su mismo nacimiento tras los enfrentamientos en la final de Copa entre jugadores y aficionados del Athletic de Bilbao y el Real Madrid. Y antimadridista ha seguido siendo desde entonces hasta hoy. Y ese antimadridismo está en juego. Repetimos que queremos creer que es algo inconsciente, pero la realidad es que, por pimera vez en su historia, gran parte de la afición del Atleti está haciendo el trabajo sucio al Real Madrid. En nuestras manos está detener o favorecer la Operación Manzano.

2 COMENTARIOS

  1. Hay que Seguir creyendo en el entrenador, la prensa toda es madridista y no hay que caer en su juego, que se preocupen de su equipo y nosotros a seguir animando a nuestro equipo aupa atleti

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here