La última batalla antes de la guerra

RCD Espanyol - Atlético de Madrid. 21:30. RCDE Stadium. Movistar Partidazo

0
previa espanyol atlético de madrid

Se acaba 2017, el año sin poder fichar, el año que temimos por el desmantelamiento de la plantilla, el año que nos impusieron un cambio de estadio y de escudo. Pero también el año en el que no perdimos fuera de casa en Liga (a falta de Cornellá), el año el que establecimos la mejor racha de la historia atlética sin perder en Liga, el año en que llegamos a la jornada 17 invictos, el año que preveía el renacimiento del Cholismo puro y duro. El año que, batalla tras batalla, luchamos por mantenernos vivos, a flote, hasta que llegase la caballería. Y vaya si nos hemos mantenido a flote.

Cornellá no es mala plaza para el Cholo, 3 victorias, 2 empates y una derrota contemplan el paso de Simeone por el estadio del Espanyol, pero la sensación cada vez que lo hemos visitado es que el partido se complicaba. Quizá pesa demasiado en el subconsciente aquélla derrota de 2013 con gol en propia de Courtois que supuso la primera pérdida de puntos en esa temporada, la que ganamos la Liga. Aquel Atleti rocoso, imperturbable, se encontró en aquella ocasión con un rival que le igualó en intensidad e incluso en propuesta. Hoy este Atleti sigue el camnio que marcó aquel a pesar de las críticas del madridismo y de los atléticos con alma de tertulianos del Chiringuito.

Los que recuerdan los años de la infamia, desde el paso por segunda hasta la encarnizada lucha por conseguir llegar a puesto de intertoto, poco o nada se ven afectados por el fútbol de cesión de Simeone. Cesión de balón y cesión de responsabilidad al rival para matarlo cuando más confiado esté, como el 2014, como el año que ganamos la Liga. La evolución de esta temporada se ha producido de la mano de la pérdida de jugadores de banda puros en favor de mediocentros rocosos. En este esquema se ha tornado vital la presencia de Koke, sin el cual este Atleti parece perder gran parte de su identidad y se deslavaza como una cadena con eslabones de papel.

Así, con las cosas claras, la identidad depurada y el “partido a partido” grabado en la mente, se acaba este 2017. No parece que el Cholo vaya hoy a inventar nada, jugará Vrsaljko (2 asistencias que han valido dos victorias en los dos últimos partidos), jugará Savic junto a Godín, por supuesto Filipe y por delante de ellos la línea de 4 mediocentros. Arriba parece que Torres le ha ganado la última batalla a Gameiro y será el que despida el año en la punta de ataque, a la espera de lo que se viene.

Y es que esta batalla es la última antes de que llegue la artillería pesada. Enero marcará la vuelta del delantero cholista por excelencia, del hombre que sacaba petróleo de la nada, la bestia Diego Costa. Con él vendrá la velocidad de Vitolo y quién sabe si algún regalo de Reyes. Los últimos 4 meses han servido para posicionarnos en el campo de batalla de cara a lo que viene. Caída en Champions aparte, la Liga se antoja una guerra que puede ser librada de aquí a Mayo, que puede lucharse hasta el final. Hoy en Cornellá llega la última batalla del año, la última antes de la guerra. La última antes de la segunda venida de Costa.

COMPARTIR
Artículo anteriorCholismo ilustrado
Artículo siguienteHasta siempre Kevin
Guillermo Valiente
Redactor de cholismo y fiel seguidor del Atlético de Madrid. Abonado desde el 1994 y perteneciente a la generación del doblete. Primero el atleti y después el resto. Su dureza dureza tanto dentro como fuera del campo recuerda a la de Bruce Harper.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here