El día del nueve

0
El día del nueve

Sacar conclusiones de un solo partido es aventurado, arriesgado y oportunista. El partido ante el Sporting fue, sin duda, el mejor partido del Atleti hasta la fecha desde que empezó la temporada. En intensidad, juego y control fueron 90 minutos más completos de los nuestros. Fue el partido en el que por fin vimos al Gameiro que esperamos, en el Griezmann volvió a ser el de siempre y en el que Torres dejó claro que también en punta hay fondo de armario. No sacamos conclusiones, no extrapolamos lo sucedido en este partido, menos aun cuando el miércoles visitamos el Camp Nou; pero nos ilusionamos,vaya si nos ilusionamos

Cuatro minutos para cerrar un partido

Una presión conjunta bastó para que, apenas comenzado el partido, Gameiro llegase a un balón divido a tiempo para dejar solo a Griezmann ante la portería. El principito no se lo pensó, no dudó y fulminó la portería sportinguista en el minuto 1. Aun estaban los asturianos enterándose de que habían encajado un gol cuando Kevin enganchó un balón en el pico del área y,sin despeinarse, la pusiera en la escuadra. Cuatro minutos y el partido se había acabado; pocos, por no decir ningún equipo, son capaces de levantarle al Atleti del Cholo un 2-0. Lo sabía el Sporting, lo sabía el  Atleti y lo sabía la grada, entregada ya a su equipo. A partir de ahí la tarde se desplegó plácida ante los asistentes al Calderón: otro gol de Griezmann, un gol legal anulado a Gameiro, los 20 minutos de oro que suele regalar Correa y los dos goles Torres. Un 5-0 que nos lleva a Barcelona con la sensación de que, ya sí, estamos listos para la batalla, para cualquier batalla.

Un Atleti distinto

Quizá fue el de esta jornada la alineación de Simeone  más distinta a cualquiera de las que hasta hoy nos había regalado. Más allá del debut de Vrsaljko, serio e incisivo todo el partido, el once de partida atlético fue, sobre el papel, uno de los más ofensivos posibles con la plantilla actual. Con la pareja francesa en punta,el centro del campo se dibujó mirando a las bandas con Gaitán en la derecha y Carrasco en la izquierda.Una especie de 4-2-4 como aquéllos que solíamos ver con Quique o con Aguirre, solo que mucho más compacto. Para ese doble pivote los elegidos fueron quizá lo que más sorprendió de la propuesta del Cholo: Saúl y Koke. Lo que parece un paso más en la buscada reconversión de ambos canteranos en mediocentros puros tan deseada por nuestro entrenador, se convirtió en una primera parte equilibrada y controlada por ambos. Tras el descanso,visto el éxito del experimento con un 3-0 campeando en el marcador, Augusto entró a reforzar la parte central y a dar paso a un once mucho más reconocible y controlador, casi sosegador del partido.

Lo que antes del comienzo de temporada se intuía, una plantilla con una gran cantidad de posibilidades tácticas, se va probando cierto partido a partido. A una línea defensiva más allá de toda duda se suma un centro del campo mutable y adaptable al antojo de Simeone en función del partido y el rival. La zona ofensiva, el gol, empieza a transmitir buenas sensaciones; sin lanzar las campanas al vuelo y esperando aun la participación de algún goleador más, las previsiones auguran un Atleti del que se pueden esperar grandes cosas. Y esas grandes cosas empiezan el próximo miércoles en el Camp Nou.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here