A los que dudan

0
A los que dudan

Nadie dijo que el barco no se iba a tambalear, nadie dijo que todo iba a ser un camino de rosas, nadie dijo que fuera fácil. Si tres derrotas en lo que llevamos de temporada es motivo para alarmarse es que no hemos entendido nada. La crítica es sana e incluso recomendable, pero renegar ahora del hombre que nos devolvió la grandeza, del que nos devolvió al sitio que la historia nos negó durante tantos años, sería poco menos que un sacrilegio. El Cholo es nuestro mesías y poner en duda su trabajo, sus métodos o su criterio es de no comprender de dónde venimos y a dónde hemos llegado. Si estábamos esperando a volver a ser campeones para comportarnos como aficionados madridistas es que todo el relato atlético ha sido en realidad una falacia. Rememos todos, luchemos todos, que el camino sólo ha comenzado y los sueños han de seguir batallándose.

Peor arranque de Simeone ¿y qué?

Los voceros del régimen han salivado este lunes como un niño ante un caramelo al darse cuenta que el Cholismo acaba de firmar su peor arranque desde que el Cholo llegara a nuestro banquillo. La derrota ante la Real ha sido para ellos la confirmación de que tenían razón con el “ya caerán”. Cuán ilusos son si creen que la maravillosa y pasional historia que Simeone está escribiendo en rojiblanco ha llegado a su fin. Muchos son, también es cierto, los que desde nuestro lado de la acera se han apresurado a criticar lo que ellos consideran una mala gestión de la plantilla. Permitan al que esto escribe afirmar sin temor a equivocarse que no hay nadie ni en la grada del Calderón, ni en ninguna redacción, ni, si me apuran, en el mundo, que sepa más de fútbol que Simeone. Sus decisiones son correctas simplemente porque él las toma. Y esto no es una cuestión de fe ciega, es devoción; una devoción merecida.

Partido absurdo

Entrando ya a valorar el partido ante la Real, lo cierto es que fue un partido malo, quizá el peor, de los nuestros. Y eso que los primeros 15 minutos auguraban un encuentro de dominación atlética, pero fue conseguir el gol y los nuestros se vinieron abajo. A eso ayudó, sin ninguna duda, una Real Sociedad enrabietada y, sobre todo, un Carlos Vela en estado de gracia. El partido se desbocó cuando no tenía que haberse desbocado. El “laissez-faire” habitual del Cholismo fuera de casa se nos fue de las manos y el resultado acabó mostrando la diferencia real que tuvo lugar en el partido. Fueron mejores que nosotros y punto.

No podemos dejar de mencionar la labor del colegiado. No nos perjudicó, si acaso nos favoreció al no señalar el penalti de Godín sobre el propio Vela, pero el espectáculo que ofreció como juez del partido rozó el más absoluto de los ridículos y denotó una falta de personalidad alarmante para un árbitro de primera división. Por supuesto no nos quejamos de la expulsión de Siqueira. Ésta se debió más a una falta de control por parte del lateral que a un error arbitral. Eso sí, tampoco el trencilla hizo nada para que el partido no se le fuese de las manos. Un horror.

En cualquier caso, como decimos, no es momento de dudar, y mucho menos del Cholo. El último encuentro perdido en Liga precedió, como este, a un parón de selecciones. Vienen ahora dos semanas para la reflexión, para repensar y mascar lo sucedido y, a partir de ahí, sacar conclusiones. Pero quien debe hacer esto es Simeone. Todos los golpes hasta ahora han servido para que el Atleti resurgiese con más fuerza, con más ímpetu, con mayor gloria. No hay motivo para pensar que ahora vaya a ser diferente. El Cholo sabe más que nosotros, que todos nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here