Jan y los locos violentos

0
Jan y los locos violentos

Antes que nada conviene dejar claro que el que esto escribe no vio el mismo partido que el que parecen haber visto los principales medios de este país, algo que en los últimos años viene siendo lo habitual. Ese partido en el que el Madrid fue un equipazo dominando sin rival la primera parte y en el que el Atleti fue poco más que un pelele en manos del espectáculo madridista. Ese partido en el que sólo Oblak evitó lo que debía, por lo visto, haber sido una goleada de escándalo. Ese partido en el que Sergio Ramos fue un jugador limpio y vigoroso que tuvo la mala suerte de sacar un brazo sin saber que tenía un jugador detrás, uno de los que llaman violentos, a este sí. No, el partido que vio el que esto escribe fue otro.

Poca imaginación pero mucha seriedad

No fue el Atleti del 4-0, eso está claro. Fue un Atleti mucho más manso, más agarrotado sobre todo en el primer tiempo pero serio, siempre serio. No fuimos capaces, cierto es, de generar peligro real en esos primeros 45 minutos, pero el equipo atrás estuvo solvente y contundente, con un gran Mario y un gran Gabi, si no en la creación, al menos sí en las ayudas. Los de atrás siempre estuvieron fuertes en el cruce y la anticipación. Siempre excepto en una ocasión en la que Godín perdió el balón en la frontal y el jugador más caro del mundo, un tal Bale, se plantó solo ante Oblak con suficiencia. Ahí sí, cuando el partido apenas amanecía, el esloveno salvó el partido. Lo que podría haber sido un 0-1 doloroso se evitó con una gran mano del arquero. Una muestra de que ya podemos afirmar que vale los 16 millones que se pagaron por él.

El resto de ocasiones que tanto se han cantado en la prensa no fueron más que tiros lejanos que, si bien podrían haber sido peligrosos, fueron solventados con seguridad por el portero. El equipo, viéndose incapaz de ganar el centro del campo, se contentó con aguantar la posición a sabiendas de que tras el descanso la historia sería bien distinta. El 0-0 en casa para el Cholismo es casi una victoria.

Lo que el Cholo quería

Y efectivamente la historia fue distinta. A la vuelta de vestuarios nuestros muchachos dejaron de centrarse en mantener la muralla y empezaron a dominar la fase ofensiva del encuentro. Ahí sí, un Madrid asustado empezó a emplear todas sus armas para evitar el peligro. Los codos de Ramos (esos que nadie ve, esos que siempre se clavan en espaldas y nucas rivales) empezaron a volar a diestro y siniestro. Cada arrancada rojiblanca se veía cortada por una entrada dura o, directamente, por un puñetazo. Ni la sangre de Mandzukic hizo que el árbitro se diera por aludido, y allí paz y después gloria. Y es que los violentos somos nosotros, pero el médico que salta al campo en todos los derbis acaba siempre siendo el nuestro.

El partido se fue desarrollando hacia un 0-0 que a los madridistas parecía valerle. Según agonizaba el encuentro cada vez parecía más cercano un gol local y más lejano un arrebato visitante. El empate final es el clásico resultado que, se supone, favorece en una eliminatoria de ida y vuelta al que el segundo partido lo juega en casa. Pero lo cierto es que el cholismo vive de gestionar este tipo de resultados, vive de jugar con la portería a cero, vive de ganar eliminatorias de pocos goles. No es precisamente el Bernabéu un campo maldito para el Cholo, casi imposible resulta imaginar un partido en el centro comercial de la Castellana en el que los nuestros no hayan sido capaces de marcar un gol. Las apuestas, dicen, favorecen al Madrid, la historia y la probabilidad al Atleti. Al menos esa es la sensación entre la parroquia rojiblanca. Será que somos unos locos, unos locos violentos, claro.

Artículo anterior Griezmann mantiene la tercera plaza
Artículo siguiente Solo Depor
Guillermo Valiente
Redactor de cholismo y fiel seguidor del Atlético de Madrid. Abonado desde el 1994 y perteneciente a la generación del doblete. Primero el atleti y después el resto. Su dureza dureza tanto dentro como fuera del campo recuerda a la de Bruce Harper.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here