Inicio Noticias del Atlético de Madrid La Liga Ya estamos aquí (otra vez)

Ya estamos aquí (otra vez)

0
Ya estamos aquí (otra vez)

Todos. Ya está el Cholo en la grada perdiendo más kilos por partido que toda la plantilla junta. La grada ya hace lo que debe y olvida actitudes más propias de otros lares. Y, sobre todo, ya están los muchachos que defienden nuestros colores sobre el campo, ya están a tope los chicos de Simeone. Y así es como han vuelto los viejos lugares comunes: los partidos en el Calderón sin ocasiones del rival, los latigazos de intensidad ofensiva que sólo para cuando se consigue el gol, los delanteros que defienden y los defensas que atacan; ya está todo en su sitio, ahora empieza el nuevo Atleti.

Otro Cholismo

Ya dijo el Cholo tras el éxodo y reconstrucción de este verano que este año tocaría jugar diferente. Y el Sevilla y sus aires de grandeza fueron los primeros en probar la nueva medicina. Saltó el Atleti al Calderón con tres mediocentros. Tiago en el centro y en sus flancos Saúl y Gabi. El portugués, una vez más, hizo un partido perfecto como eje de todo el equipo y los dos canteranos dieron un espectáculo físico que duró toda la primera parte. Gabi fue el de siempre hasta que se tuvo que retirar en el descanso por un golpe. Saúl volvió a demostrar que ya está listo para jugar en este equipo, no le asustan los galones y se cree su papel; tenemos un diamante ahí.

El mismo Cholismo

Los principios siguen siendo los mismos en cualquier caso: intensidad, solidaridad y fútbol, mucho fútbol. El rival sevillano sólo pudo verlas venir de todos los colores. El gol de Koke no fue más que el resultado inevitable del partido que se estaba viendo, si no llegaba ahí llegaría en otro momento. Pero el hambre de ayer predecía la goleada que acabaría teniendo lugar.

De nuevo cayó otro gol a balón parado. Sería ensayado o sería de casualidad, pero lo cierto es que el gol de Saúl fue una lección de cómo se ejecuta una falta lejana frente a la pasividad defensiva sevillista. Esta vez, sin emabrgo, Miranda hizo de asistente. ¿Hay algo que no sepa hacer el brasileño? Tras el segundo, con el Calderón oliendo la sangre, no podían caer menos de cuatro goles.

Y cayeron cuatro

Salieron en el segundo tiempo Raúl García,Griezmann y Jiménez. Los tres jugaron, los tres fueron decisivos, y los tres probaron que aquí no importa cuánto se juegue, sino cómo. El navarro volvió a ser el jugador total en el que se está convirtienfo. Lo que antaño parecía una quimera hoy es el pan nuestro de cada día. Regates, triangulaciones, centros medidos; todo eso salía de las botas del 8 rojiblanco. Griezmann se dio un festín a desmarques y, pese a fallar un gol cantado, acabó provocando el penalti del 3-0. Y Jiménez, como espoleado por los pitos del partido ante el Celta, se dejó la vida en cada lance; luchó, robó, asistió y, finalmente, marcó.

Así que ya estamos todos. Ya sabemos (y saben) que el Atleti juega a lo que quiere, a lo que sabe. Hemos vuelto a sacar a los entrenadores rivales tras el partido con discurso de corderito degollado. Y lo hemos hecho en la primera semana decisiva de la temporada. Cualquier atisbo de pérdida de fe se ha disipado con la vuelta del Cholo. Con él no hay nada imposible, no hay miedo, sólo confianza. Que pase el siguiente, que venga la Juve.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here