Inicio Noticias del Atlético de Madrid Liga de Campeones Saúl y Vietto reclaman su sitio

Saúl y Vietto reclaman su sitio

0
Saúl y Vietto reclaman su sitio

Primeros de grupo un año más, una vez más, como ya es costumbre, como si fuera fácil. Quizá ha sido esta la temporada en que más difícil se nos ha puesto desde la llegada del Cholo. Hemos tenido que esperar a la última jornada, en campo ajeno, y ante el rival directo para certificar el pase a octavos con la ventaja de campo ganada. Todo ello en, quizá, uno de los mejores partidos del Atleti hasta la fecha, algo que vamos repitiendo jornada tras jornada, encuentro tras encuentro, y que no hace sino certificar la clara mejoría del equipo en las últimas fechas. Eso sí, que fuese un gran partido de los nuestros no evitó el sufrimiento.

Centro del campo rotatorio

Con el 4-3-3 que, merced a la explosión de Carrasco, propone ahora el Cholo cuando ha de disponer del once de gala sobre el verde. Una solución clara en la que la única decisión a tomar en cada partido era quién ejercía de estilete en la delantera, a la espera de que alguno de los nueves arrancase a marcar. Sin embargo con la lesión de Tiago tocó reinventar la línea medular. Se le encomendó la misión de sustituir al 5 al canterano Saúl, hasta entonces más irregular que fiable y transmitiendo una excesiva confianza en sí mismo que en varias ocasiones nos llegó a suponer más de un problema. Por eso no todos confiaban en el ilicitano como recambio ideal para el todopoderoso mediocentro luso.

Cualquier duda en cuanto a la capacidad de Saúl para entrar en el centro del campo cholista quedó disipada en Da Luz. Durante los primeros 45 minutos sería Gabi el que ocuparía el sitio de Tiago ejerciendo de eje defensivo de la medular, dejando que Koke (inconmensurable otra vez, ya no es noticia) y Saúl se encargasen de ocupar los pasillos interiores. Ahí el canterano se encontró cómodo, enlazó jugadas con Griezmann y Carrasco, no se complicó atrás ni se creció arriba. Hizo su trabajo, y muy bien. Por momentos recordó al mejor Raúl García, sobre todo en el remate que acabó en el primer gol, llegando des atrás para matar un jugadón ideado entre Griezmann y Vietto.

En la segunda parte, sin tocar nada, el Atleti se reinventó. Ahí Saúl, ahora sí, se erigió en sustituto de Tiago. Con Gabi más liberado y ejerciendo de pensador de las contras, el 17 retrasó su posición. De nuevo presentó su candidatura con brega, sencillez y sobre todo pulmón, mucho pulmón. Y es que terminó el partido presionando y corriendo como si no hubiera mañana. Saúl, por fin, convenció tanto arriba como abajo. Que dure.

Vietto toma la delantera

Llevamos semanas repitiendo que sólo con Griezmann no basta, que necesitamos los goles de otro delantero. A la espera aun de Torres y Jackson era el momento para que el tercero en discordia, el que ni siquiera se considera como un nueve puro, Luciano Vietto, diese un golpe en la mesa y dejase claro que si hacía falta los goles los ponía él.

Al igual que sus dos compañeros, Luciano había mostrado hasta ahora muchas ganas, mucha movilidad, mucha entrega, pero poca efectividad. Ante el Reus tuvo varias ocasiones para marcar y sólo en un remate de cabeza fue capaz de anotar su segundo gol en el Atleti (El anterior fue el empate en el derbi liguero). Visto que tampoco el resto acertaba demasiado, el Cholo ha empezado a darle minutos al argentino y ayer, con la confianza ya ganada, se marcó su mejor partido hasta la fecha.

La jugada del primer gol habla por sí sola. Pero si se hubiese quedado en eso, en una asistencia, la actuación de Vietto no se hubiese considerado tan relevante para la batalla interna por la delantera. Así que tuvo que aprovechar un centro raso de Carrasco en el segundo tiempo para, entrando con todo al primer palo, poner el 0-2 en el marcador y pedir sitio en el once.

Tras eso sería sustituido por un Torres que no es capaz de alcanzar ese gol centenario que le de la tranquilidad y la confianza necesarias. Ímpetu y ganas no le faltan al nueve, pero se le ve ansioso, errático, sin fe en esa potencia que le hizo grande. Mientras tanto, Vietto parece que le ha comido la tostada.

Montenegro y Uruguay

La sorpresa del once, más allá de la delantera, saltó con la presencia de Savic en la zaga junto a Godín. El montenegrino había venido mostrando hechuras de gran central en cada ocasión en que se había visto sobre el verde. Con la recuperación de Giménez parecía que la pareja uruguaya iba a volver a ser indiscutible. Sin embargo, el Cholo ha visto que donde Josema aporta garra y fuerza Stefan aporta tranquilidad y control. Experiencia al más puro estilo balcánico que, a día de hoy, quizá suponga un mejor complemento a Godín. En cualquier caso, está claro que contamos con tres centrales de garantías y que, elija la pareja que elija, Simeone sabrá que está poniendo una zaga de garantías.

Sirvió el partido de Lisboa por tanto como golpe en el pecho, como confirmación de que este Atleti no es el de hace un mes ni el de hace dos. Crecemos cada vez más y jugamos cada vez mejor. Ante el Benfica se vio a un equipo sólido, que controlaba el partido marcando los tiempos que más le convenían con y sin balón. Sólo cuando los locales acortaron distancias en una jugada aislada y le entró un arrebato de locura a un tal Renato dio la sensación de que podíamos sufrir los últimos minutos. Y sufrimos, claro que sufrimos. Si no se sufre, de qué sirve ganar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here