Inicio Noticias del Atlético de Madrid La Liga Un principio complicado sin el Cholo

Un principio complicado sin el Cholo

0
Un principio complicado sin el Cholo

Empezamos esta nueva liga como acabamos la última: empatando. Primer punto de una temporada que promete ser dura y complicada. Un punto que puede saber a poco pero que también puede ser buen premio visto lo visto. La intensidad y el desgaste de la Supercopa acabaron pasando factura y la segunda parte el equipo se diluyó ante el empuje del Rayo. No hubo dinamita, pero la intensidad defensiva permaneció intacta.

Faltó la pólvora

Se podría decir que el partido de Vallecas le dio una parte a cada equipo. Los nuestros empujaron en la primera, probablemente conscientes de que la gasolina no daba para 90 minutos, y aguantaron en la segunda. Se le metió ritmo al juego desde el principio y parecía que aquello iba a ser coser y cantar. Juanfran y Ansaldi desdoblaban sin problema, la presión de Jiménez, Mandzukic, Griezmann y Koke surtía efecto y recuperábamos muy arriba, y en el centro del campo las ayudas funcionaban como siempre, pero la pelota no entraba.

Faltaba el punch, ese último remate. Y eso que Griezmann pareció bastante más aclimatado al equipo y Raúl Jiménez daba muestras de entender el juego entre líneas cholista. Pero las ocasiones se marraban. Hasta tres tuvo Mandzukic y las tres se fueron al limbo. No conseguíamos matar, los minutos pasaban y las piernas pesaban. Tanto es así que de los tres delanteros que empezaron el partido ninguno lo terminó. Acabarían entrando Héctor, Saúl y el Cebolla ya cuando el Atleti no podía con su alma.

En otro tiempo, en otro lustro, habríamos inaugurado nuestro casillero liguero de derrotas después de fallar tanto. Pero ahora no. Ahora reconocemos cuando nuestras fuerzas no son suficientes y hay que replegarse y aguantar. Y eso fue lo que pasó. Conscientes de que lanzarse a lo loco al ataque no era opción, y ante la arremetida rayista de la segunda parte, se decidió que mejor era un punto en el bolsillo que ninguno. Moyà sacó la que tenía que sacar y la defensa aportó la tranquilidad de siempre y conseguimos llevarnos un premio menor pero que, no lo olvidemos, sigue siendo un premio. Y es que al final todos los puntos suman.

No Cholo, No Fun

Todo se hizo con el Mono dirigiendo desde el banquillo. Simeone tenía que cumplir la sanción por acumulación de amonestaciones que acarreaba del año pasado. A partir de ahora empezará el ciclo de los 4 partidos de Liga que verá desde la grada. A esos cuatro hay que sumarles otros tantos en Supercopa, merced a la sanción impuesta por la Federación debido a la expulsión que tuvo lugar el pasado viernes ante el Maligno. Ocho partidos de sanción que, entiéndasenos bien, podrían considerarse justos. Decimos podrían porque, si no hubiese antecedentes, si no existiese agravio comparativo, bajaríamos la cabeza y aceptaríamos. Pero los hay, y escuecen.

A la mente se nos viene el recuerdo del famoso ‘dedazo’ de Mourinho a Vilanova. Los dos partidos de sanción y posterior indulto son sólo un pequeño ejemplo de la diferencia de criterios de nuestra bienfamada Federación cuando de evaluar un castigo se trata. También recordamos aquella expulsión del mismo señor en el Centro Comercial de la Castellana cuando no hizo más que saltar la valla y sentarse en la grada. Lo mismo por lo que al Cholo se le ha metido un partido extra. Y es que el artículo 114.3(*) en el que se basa esta sanción debe ser de nuevo cuño. Por lo visto.

Y de manera más cercana, nos hubiera gustado, o nos hubiera hecho ilusión por lo menos, que se hubiese evaluado la agresión de Cristiano a Godín. No por nada en especial, sólo porque nos parece que meterle tres puñetazos en la cabeza a un rival debería ser sancionado. O al menos podrían haber hablado en algún sitio de esta agresión. Pero claro, es que llevamos una venda rojiblanca en los ojos y no vemos la realidad, ya que, según nos ilustró un famoso medio “madrileño”, lo del chulo portugués fue un ‘golpeo’. Como el que tira un penalti, vaya.

Queda por venir

Como decíamos al principio, empezamos la temporada como terminamos la anterior. Tanto en resultado como en vestimenta. Y es que al genio de Nike que diseñó las camisetas de este año no se le ocurrió que tener dos camisetas prácticamente blancas podría suponer un problema cuando nos enfrentásemos a un equipo que vistiese de blanco y tuviese algún toque de rojo. Olé. Just do it, como dicen ellos.

En cualquier caso, el partido no se ganó y tenemos dos puntos menos de lo que nos gustaría. Pero queda mucho, todo, y sacar conclusiones en la primera jornada es totalmente absurdo. Máxime cuando apenas han tenido los nuestros dos días de descanso desde una final. Las piezas tienen todavía que encajar. Que la intensidad sea máxima en un derbi es fácil, que lo sea en todos los partidos hay que trabajarlo. Por eso hay que dar tiempo.

Queda un refuerzo, o eso dicen, por venir. Sea Cazorla, Cerci, Reus, Juan Gato o, lo que es más probable, estemos ante el regreso triunfal a los campos de Dobrobolsky, el que venga tendrá que ganarse el puesto. Tendrá que saber que aquí no se juega a la pelota, aquí jugamos al fútbol. Con el Cholo o con el Mono en la banda, queda trabajo que hacer, pero hay tiempo y recorrido para hacerlo. No hemos hecho más que empezar, que no quepa duda que lo mejor está por llegar. Partido a partido, punto a punto.

(*): «Los que resulten expulsados, deberán dirigirse a los vestuarios sin posibilidad de presenciar el partido desde la grada. El incumplimiento de la citada obligación será objeto de sanción entre uno y tres partidos de suspensión, con la multa pecuniaria accesoria»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here