El principio del camino

0
El principio del camino

El año en que le ganamos la liga al mejor Madrid de la historia y al mejor Barça de la historia no pudimos ganar la Champions. Lo que ahora parece un fracaso no es más que un éxito más del Cholismo, una piedra más en el camino, la primera, la más importante. Porque en Lisboa se ha empezado a escribir una historia, la historia de la primera, la historia que nos falta por contar, el camino que nos queda por recorrer.

90 minutos de grandeza

Y es que fuimos mejores en el partido. Hasta el gol de Ramos sólo hubo un equipo en el campo, sólo se jugó el partido que quiso el Atleti. Pero hubo un córner en el minuto 93. Hubo un maldito saque de esquina que quiso cambiar la historia, que quiso engañarnos y hacernos creer que no merecemos la felicidad, que este año no valió para nada. Al contrario, este año volvimos a ser campeones de Liga, volvimos a tomar el cetro nacional y, a falta del internacional, no queda más que aplaudir, más que estar agradecidos a este equipo de héroes que nos ha hecho felices y que, sin duda, lucharán para seguir escribiendo en renglones de oro la historia de nuestro equipo, del amor de nuestras vidas.

Esta yegua no es mi vieja yegua gris

Al final parece que la doctora Kovacevic no era tan infalible como parecía. La placenta de yegua no resultó ser la panacea, no duró más que 10 minutos. Tuvo que saltar Adrián, otro guerrero, otro héroe, para luchar por nuestro sueño. Un sueño que se acabó quedando a las puertas. Pero, al fin y al cabo, un sueño que sigue vivo, incandescente, un sueño que se acaba de convertir en obsesión por culpa de ese minuto 93, de ese maldito córner.

Eterno Atleti

Cuando esto se escribe apenas ha transcurrido una hora del final del partido. Y aún así, a pesar de las muescas de diente que decoran el paladar del que esto escribe, a pesar de la rabia engastada en los lacrimales del que ha sido maldecido con escribir esta crónica, a pesar de Juan Carlos Rivero, de los twiteros de TVE, de los votantes de Marca y los internautas de As, a pesar de todo ello, sólo puede dar las gracias. Gracias a los 25 héroes que nos han dado un año de ilusión, que nos han regalado un año de felicidad a pesar del triste final. Sólo queda aplaudir. Sólo queda ponerse en pie y ovacionar a todo ese grupo que nos ha mantenido en vilo desde agosto hasta mayo, sin un partido de pausa, sin una interrupción a nuestra sonrisa hasta este último momento en el que, más que nunca, toca mantener la cabeza arriba, la barbilla alta, porque somos históricos, seguimos siendo únicos.

La batalla final espera

En Lisboa se ha puesto la primera piedra del próximo reto, del reto final del Cholismo. Europa League, Supercopa de Europa, Copa del Rey y Liga ya adornan las vitrinas de la época dorada del postmodernismo atlético, sólo falta una. Y estos rivales, los eternos, los blancos, han conseguido algo que no se debe hacer. Han cabreado a la bestia. Le han dado al Cholo un reto que conseguir, un hito que reventar. La Champions espera, sigue aguardando. La Champions es el futuro. La primera piedra se ha puesto en el país vecino. El orgullo rojiblanco prevalece, y el hambre…el hambre sigue intacta, el hambre aguarda. y ese hambre, le pese a quién le pese, será saciada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here