Pudo ser peor

0
Pudo ser peor

Sólo el Espanyol había sido capaz de derrotarnos. Sólo el Barcelona había rascado un empate en la Supercopa. Anoche, en el Madrigal, el Villarreal consiguió hacer que el Atleti empatase su primer partido de Liga. Viendo el partido, y teniendo en cuenta que en frente teníamos al cuarto clasificado, el resultado es bueno.

Cuando terminó el partido los atléticos teníamos la sensación de que nos habíamos librado de una buena. La constante presencia del equipo de Marcelino en las inmediaciones de nuestra área a lo largo de los 90 minutos nos había dejado ese sabor de boca. Aunque lo cierto es que, objetivamente, el Villarreal no llegó a crear ocasiones claras de gol en ningún momento. No dábamos la sensación de dominar los espacios como siempre, las ayudas no llegaban tan frescas como de costumbre, pero al final tampoco había remates claros ni intervenciones épicas de Courtois. Fueron mejores que nosotros, sí, pero aún así no fueron capaces de crearnos demasiado peligro.

En cualquier caso, el desarrollo del partido estuvo marcado, quizá en demasía, por el tempranero gol atlético. Éste llegó en una puñalada de Juanfran por su banda que, tras dejar sentado a Cani, puso un centro al área pequeña que Mario, lateral derecho amarillo, remató hacia su propia portería. Eso pasó cuando apena habían transcurrido dos minutos. A partir de ahí, el equipo se replegó e intentó salir en contras esporádicas. Pero, por primera vez en la temporada, las contras no salían. Diego todavía parecía arrastrar síntomas del proceso gripal que padeció durante la semana, Villa estaba más que perdido con los pelotazos que parecían ser el único recurso de salida de balón de los nuestros, y el centro del campo bastante tenía con aguantar el vendaval que era el Villarreal (espectacular Bruno en el submarino amarillo). Sólo la capacidad de sacrificio del equipo hizo que el empate tardase tanto en llegar.

Pero al final llegó. Un saque de banda en el minuto 79 propició el único despiste de la zaga. Tiago no pudo hacer falta por tener tarjeta, Alderweireld no entró con toda la contundencia necesaria para no hacer penalty y Juanfran intentó cortar el pase de la muerte de Perbet pero acabó metiendo el balón en nuestra portería. Ese gol en propia no ensombrece el partidazo que se marcó el lateral derecho, que lleva un mes espectacular. Sí dejó claro el gol, y el partido en general, que Insúa no es Filipe (siendo justos, ningún lateral izquierdo se puede comparar hoy por hoy con el brasileño) y que cualquier despiste por nuestra parte se penaliza, y cómo. Si hay una lección que puede sacar el equipo de lo acontecido en El Madrigal es que no nos podemos despistar ni un segundo, cualquier falta de atención se penaliza. puede que el fútbol nos premie con goles sin demasiado esfuerzo como el de ayer, pero eso no puede dar pie a momentos de relajación o a pensar que está todo hecho porque nunca es así.

Se empató, sí, pero no nos volvamos locos. En un partido en el que el cuarto clasificado de la Liga nos pasó por encima, sobre todo en el centro del campo, en su propio estadio, al final sacamos un punto. Se trata de un muy buen resultado. Pensar que tenemos que ganar todos los partidos es absurdo. No tenemos las ayudas ni económicas ni arbitrales que tienen los que pueden plantearse esos retos. Nosotros tenemos que luchar cada punto, y lo hacemos. Pero hay días que no salen las cosas como quieres y a veces hay que conformarse con la siguiente mejor opción. Y en un partido que mereces perder, conseguir sacar un empate es una gran opción. Ayer sacamos el mejor resultado que podíamos sacar, mejor del que deberíamos haber sacado. Eso es lo que hacen los grandes, eso es lo que hacemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here