Dos años de Cholismo

Cifras, momentos e identidad

0
dos-años-cholismo

Hoy, 23 de diciembre de 2013, hace exactamente 731 días que Diego Pablo Simeone se hizo oficialmente con las riendas del banquillo del Club Atlético de Madrid. Puede que incluso, dentro de poco, se empiece a recordar entre los hinchas colchoneros esta fecha como el día en el que la historia de su equipo cambió para siempre. Tiempo al tiempo. Partido a partido. De momento, 24 meses después, es buen momento para hacer balance de estos dos años de Cholismo. Lo mejor es empezar con lo único que vale en el fútbol, que por mucho que algunos pseudofilósofos futbolísticos nos quieran hacer creer, son los números.

Cifras del Cholismo

El Atleti es a día de hoy vigente campeón de Copa, el equipo que más puntos lleva en la liga junto con el Barcelona y el equipo que mejores resultados ha obtenido en la Liga de Campeones junto con el Real Madrid. Además cuenta entre sus filas con el actual Zamora de la liga, y el Pichichi y actual bota de oro 2013-2014. Y todo ello con un presupuesto que no está ni entre los veinte primeros de Europa. Eso en cuanto a la situación actual. En cuanto a los números globales del Cholo en el Atlético, también cantan: 114 partidos jugados, 76 ganados, 21 empatados y 17 perdidos. A parte, por su puesto, de tres títulos: Europa League, Supercopa de Europa y Copa del Rey. Pasemos ahora a comentar los tres momentos clave de estos dos años.

Europa League 2012

El primer reto importante con el que se entro el Atlético de Simeones fue la eliminatoria de semifinales de la Europa League 2011-2012 ante el Valencia. Por aquel entonces (abril de 2012) el equipo ché era ya virtual campeón de la otra liga y estaba claro que se metería holgadamente en la Liga de Campeones de la temporada siguiente. Incluso, a principio de la liga, se había codeado con Madrid y Barça en lo más alto de la clasificación, llegándose a postular como alternativa. Además, la vuelta se jugaría en Mestalla. El favoritismo de los de Emery era claro. Pero entonces, en una noche mágica en la ribera del Manzanares, los once Cholos que salieron al césped del Calderón se comieron a los valencianistas, endosándoles cuatro goles. Solo dos goles de córner en el tiempo de descuento de cada parte dieron algo de esperanza a los seguidores del Valencia. Esperanza que Adrián se encargó de borrar de un plumazo al comienzo de la segunda parte del partido de vuelta. La final en Bucarest ante el Athletic fue ya un paseo. Lo mismo que la Supercopa del mes de agosto siguiente en Mónaco. Lo importante no fue solo que se ganó, sino como se hizo. Si en 2010 solo se ganó un partido en las eliminatorias (en la final contra el Fulham el resultado era 1-1 tras los 90 minutos reglamentarios), en 2012 se ganaros absolutamente todos.

Vuelta a la Champions

El siguiente momento clave fue la vuelta a la Liga de Campeones. Una vuelta, que como se ha visto hasta ahora, no parece que vaya a ser meramente anecdótica. Fue esta vuelta, por su puesto, la consecuencia del trabajo bien hecho durante toda la temporada, pero se materializó un 8 de mayo de 2013 en el campo de Balaídos. Con un contundente 1-3 los del Cholo firmaban su vuelta a la máxima competición europea, sobrándoles ademas tres partidos, y sin tener que jugar ronda previa. El Atleti volvía donde le correspondía.

Fin de la maldición y décima Copa del Rey

Por su puesto, el momento álgido (repetimos, de momento) del Cholismo fue la final de Copa del Rey del 17 de mayo de este año ante el Real Madrid. Tras más de veinte partidos sin ganar al eterno rival, pocos daban un duro por el Atlético de Simeone en este partido, que además el Madrid disputaría en su propio estadio. El resultado ya es historia rojiblanca. Poco más que añadir. Se acabó con la maldita racha y se volvió a salir campeón copero diecisiete años después. Madrid volvió a ser rojiblanca.

Más que resultados

Más que resultados, lo que el Cholismo ha dado (o mejor dicho, ha devuelto) al Atletico de Madrid es una forma de obtenerlos. Una forma de jugar y de sentir y comprender este deporte. Una filosofía en la que prima siempre el conjunto por encima de la individualidad. En junio de 2012 se fue Diego. En junio de este año se fue Falcao. Y el equipo, que es lo que importa, no se ha resentido, sino al contrario: pelea ahora de tú a tú con los más grandes de Europa y de España. Seguramente, ningún jugador rojiblanco ganará nunca ningún trofeo individual (sobre todo aquellos que dependen de la presión de los medios de comunicación). Pero claro, mientras otros se obsesionan con que les den el Balón de Oro, o en ser los máximos goleadores de la competición de turno; Diego Costa lo que hace es olvidarse de todo eso y cederle el lanzamiento de un penalty a su compañero David Villa si este se lo pide. Eso es lo más importante que ha conseguido Diego Pablo Simeone en estos dos años. Y es que, como dijo el entrenador del Austria Viena hace un par de meses, Cristiano Ronaldo o Messi serán muy buenos, los mejores del mundo y si quieren hasta de la historia. Pero las Champions las ganan equipos. Larga vida al Cholismo.

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here