El Atleti sigue creyendo

A pesar de las graves carencias de cara a puerta los del Cholo siguen aguantando el pulso a Barcelona y Madrid.

0
creyendo

«Si se cree y se trabaja se puede». Así se ganó una liga hace dos años. Con un trabajo defensivo y físico encomiable y nunca visto. Pero no nos engañemos, ese impresionante trabajo se veía culminado con un 9 de primer nivel mundial. Un 9 al que es cierto que el Cholo mejoró y educó, pero que tenía un talento innato para el gol que servía para poner la rúbrica en el marcador del trabajo de sus 10 compañeros cada partido. Ya había tenido el Cholo un 9 del mismo tipo las dos temporadas anteriores en las que consguió Copa, Europa League y Supercopa de Europa. Aún así, la consecución de aquella liga ante los dos clubes más ricos del mundo fue un milagro. Pues bien, si este Atleti consigue dentro de poco más de cinco meses estar nuevamente en lo más alto de la clasificación sin tener, no ya a ese 9 de primer nivel mundial, si no simplemente un 9 goleador, la palabra milagro se va a quedar muy corta. Por cierto, Borja Bastón volvió a marcar y lleva ya 8 goles en el Eibar. Sus derechos pertenecen al Atleti. Podría repescarlo a partir del próximo día 1 de enero.

Primera parte de dominio… sin gol

Todo esto viene a que el Atleti salió nuevamente a Vallecas a dominar y a ir a por el gol. Y lo hizo. Solo le faltó el gol. Casi nada. Griezmann, Carrasco y Torres no acertaron en tres ocasiones del tipo de las que suelen entrar dos de cada tres. Entraron cero de tres. El Rayo, impedido por la magnífica presión de los del Cholo, no era capaz de hilar su fútbol habitual. Solo en un buen giro de Javi Guerra dentro del área llevó algo de peligro. El Atleti encontraba espacios, sobre todo en banda, y recuperaba en campo del Rayo con bastante facilidad. Pero lo dicho, este equipo no tiene 9 y el gol no llegó. Después del descanso el Rayo se vio vivo en un partido que desde el minuto 1 le pintaba muy mal, y se vino arriba. Solucionó el Atleti este toque a arrebato del Rayo con su habitual solidez defensiva. Esta vez no hubo autoexpulsión como en Málaga, y el 0-0 parecía por tanto el resultado más probable. Entonces el Cholo hizo el cambio más extraño en mucho tiempo. Se fue Torres (algo normal) y entró… Thomas. Jackson miraba al infinito desde la banda. En ese preciso momento el Atleti recuperó el mando del partido. Pero el problema es que seguía sin llegar el gol. Godín, el mejor rematador a día de hoy de este equipo, lo rozó hasta en tres ocasiones. Por suerte apareció Thomas cuando ya se acercaba el descuento, trianguló una jugada de fábula con dos compañeros para terminar poniendo en bandeja el gol a Correa con un magistral pase al hueco. El argentino no falló y el Atleti se puso por delante. Y cuando este Atleti se pone por delante ya se sabe que el partido termina así (salvo contra el Barça). Ya en el descuento Jackson encontró la velocidad de Griezmann (el mundo al revés) para redondear el resultado en el definitivo 0-2.

Sin 9 es difícil que haya títulos

Volvemos al principio de esta crónica para constatar un hecho que esperamos que en el club ya hayan considerado seriamente: que a este equipo le hace falta un 9 y que aún así es el mejor equipo que ha tenido el Atleti desde hace décadas. Los malos resultados que ha cosechado el equipo esta temporada han venido siempre condicionados por el 0 en el capítulo goleador: 1-0 en Villarreal, 0-0 en Astaná, 1-0 en Málaga… La solidez defensiva de este equipo va camino de hacer historia no solo atlética, si no también mundial. Pero sin un 9 goleador será difícil que el Cholo vuelva nuevamente a igualar a los dos colosos de nuestro fútbol. A pesar de todo, no parece que el club vaya a mover ficha solucionar este tema. Habría soluciones factibles. No hace falta ser el mejor secretario técnico o director deportivo del mundo para saber que Borja Bastón pertenece al Atlético de Madrid y que por una mínima compensación en forma de dinero o de cesión el Eibar no pondría impedimentos para su salida. Tampoco parecería muy difícil incorporar a un jugador como Aduriz, que tendría la última oportunidad de su carrera para firmar por un equipo con las máximas aspiraciones. Además, como se vio en el traspaso de Raúl García, las relaciones con el Athletic son inmejorables. Vardy e Ighalo, dos de los máximos goleadores de la Premier que están en equipo humildes (aunque los humildes de la Premier no están muy lejos económicamente del Atleti…) parecen también accesibles. Javi Guerra, Lucas Pérez, Agirretxe… También son nombre a tener en cuenta. Pero bueno, todo esto son solo elucubraciones. Las respuestas firmes tienen que venir desde la secretaría técnica y dirección deportiva del club. Hay que buscar una solución a corto plazo (la solución a largo plazo, es decir, a partir de junio, está ya buscando billetes Londres-Madrid) y de momento, la única respuesta parece la fe, cada vez más ciega, en Jackson. Habrá que seguir creyendo en los milagros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here