Empate a nada

Simeone: "Tenemos ansiedad porque no culminamos"

0
simeone cabreado

Segunda jornada para el Atlético, que la cerró en el campo del recién ascendido Leganés igual que la semana pasada en el Calderón, con un empate a cero. El partido fue malo en general, el Leganés cerrado en defensa y el Atlético atascado en ataque, así de principio a fin para la desesperación rojiblanca.

El partido fue uno más de la era Cholismo, 4-4-2, esta vez con 4 mediocentros puros y Griezmann y Gameiro en punta. El partido se desenvolvía como normalmente le gusta al Atlético, sin tiros hacia la puerta de Oblak y con ocasiones esporádicas sobre la meta pepinera.

Pero como le viene ocurriendo al Atlético estas últimas temporadas, en los inicios de temporada le cuesta mucho hacer gol, y ya no hay jugadas de estrategia que salven este tipo de partidos, por lo que si Griezmann no tiene su día en la definición el partido se atasca.

Y es que el principito la tuvo en la primera parte, pero tiró al muñeco. El Francés estuvo bien en la primera parte, eléctrico y desequilibrante como la temporada pasada, pero le faltó el gol. Gameiro por su parte solo tuvo detalles, aún le falta entendimiento con el equipo, aunque tiene pinta que más pronto que tarde explotará.

Con los delantero sin tener su noche se llegó al descanso. En el inició Gameiro tendría la suya, gran jugada, pero como su compatriota definió tirando al muñeco. Simeone reaccionó desde el banquillo, metió a Torres y a Carrasco buscando más profundidad.

Pero el equipo no estaba fino, en el medio muchas imprecisiones, solo un Filipe Luis imperial parecía capaz de llevar peligro desde su banda. Carrasco estuvo gris, Gaitán que entró por banda derecha tampoco sumó nada, Griezmann desapareció en la segunda y el Atlético solo tuvo un remate de Torres a centro de Filipe que fue a las manos del portero.

El equipo mostró nerviosismo, reflejado incluso en Oblak que al recibir una fea plantilla del delantero del Leganés en una pelea por el balón soltó una patadita sobre la espalda del rival, que bien podía haber acabado mal si el árbitro lo hubiera visto.

Lo más preocupante son los puntos perdidos. 2 de 6 es un mal bagaje y obliga al Atlético a ganar una serie larga de partidos en las próximas semanas si no quiere ver como la Liga se escapa sin pena ni gloria a las primeras de cambio. Respecto al juego lo único preocupante es la falta de gol, porque partidos como el de ayer el Atlético ha jugado docenas en los últimos años y casi siempre los ha ganado. Ahora a trabajar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here