Inicio Noticias del Atlético de Madrid Copa del Rey La Gloria espera a los pacientes

La Gloria espera a los pacientes

0
La Gloria espera a los pacientes

El viernes entendimos todos estos 14 años. Supimos el por qué de tantas miradas al cielo, tantas noches maldiciendo nuestra suerte, tantos derbis de caras largas y lágrimas derramadas. La justicia no podía llegar en un partido cualquiera, no lo merecíamos. Si lo que estamos viviendo ahora no es la felicidad, se le parece mucho. Y todo, absolutamente todo, se lo debemos a un hombre, a nuestro mesías, al único líder verdadero: Gracias Cholo.

Se cuenta que el sábado por la mañana Khedira y Albiol (por dios, por dios, que sea un bulo lo de su fichaje) volvieron al Bernabéu. Habían pasado muy mala noche, echaban en falta algo. Recorrieron todo el centro del campo durante toda la mañana sin encontrar lo que buscaban. Se ruega a cualquier alma caritativa que encuentre sus cinturas que se ponga en contacto con sus representantes.

Una imagen: Juanfran. Tras la brutal patada que le propinó el ‘imbécil’ en el gemelo izquierdo al lateral, éste tuvo que salir del campo. Renqueando en la banda Juanfran, empezó a calentar el ‘Cata’, parecía que el español no podía salir. De repente, se puso en pie y, cojeando, volvió a salir al campo.  «¡Aguanto Cholo!» gritó mientras sus manos hacían un gesto de rabia. Eso es un hombre, uno de los nuestros. Eso es el Atleti, para eso los 14 años.

Otra imagen: Miranda. Había dicho el central antes del partido que había que ganar la final por su hijo. El vástago del brasileño estaba harto se sufrir en el colegio el desprecio de sus compañeros. Cuántos niños atléticos saben lo que sufre el pequeño Miranda, cuántos padres atléticos entienden lo que decía el central. Pues toma. Miranda se coronó pasando a la historia de nuestro club, pasando a formar parte del firmamento de hombres que nos dieron un título. Gracias a ese salto, esa garra, ese entrar a rematar cual toro bravío, ni su hijo, ni tantos otros, tendrán que soportar las tonterías de sus compañeros de clase. Ahora son ellos los que deberán soportar nuestra felicidad.

Una imagen más: Gabi. El CAPITÁN. Porque sólo con mayúsculas se puede escribir su título. Su sonrisa levantando la Copa no es la de un jugador de fútbol, no es la de un ‘profesional’, su sonrisa es la nuestra. Como bien dijo el sábado, el 14 es uno de nosotros, solo que tiene la suerte de vestirse de corto y saltar al campo. Y verlo morir en cada partido no hace más que confirmar eso mismo. Puede que no sea el mejor, pero es el más nuestro. Gabi es el escudo, es el alma, es nosotros.

Una última imagen: Courtois. El belga no medía 2 metros el viernes, llegaba a los cuatro. Inconmensurable estuvo bajo palos. Las dos paradas de la noche fueron precedidas de la correspondiente arritmia cardíaca en cada corazón atlético. Estaban ya dentro, habíamos visto demasiadas veces esa misma ocasión en un derbi. Pero no. El 17 de mayo no. De nuevo, entendimos aquel penalty a Benzema y aquella roja en el Bernabéu, entendimos la estatua en el Calderón del belga ante aquella falta de Cristiano. De nuevo, la historia nos estaba pidiendo a los atléticos y a Thibaut que esperásemos. La historia saldó su deuda.

Por mucho título europeo, por mucha sequía rota en 2010, lo del viernes fue nuestro verdadero retorno. Ahora sí, el Cholo ya forma parte de nuestro Olimpo, ya es el Luis de las nuevas generaciones. Hay que dar, por supuesto, gracias también a los palos. Esos mismos palos que tantos derbis nos quitaron. Esos palos que, por lo que ahora sabemos, se habían confabulado también con la Historia, marcando un camino que sólo entendemos ahora que se ha completado. Con esta Copa, con este estado de embriaguez, con estos corazones henchidos de felicidad, sólo queda repetir una vez más, y todas las veces que haga falta, lo que todos pensamos: Gracias, gracias, gracias Cholo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here