Inicio Noticias del Atlético de Madrid Liga de Campeones Las bolas calientes vuelven a entrar en escena

Las bolas calientes vuelven a entrar en escena

0
Las bolas calientes vuelven a entrar en escena
bolas calientes

Pocas eran las incertidumbres que había en el sorteo de esta mañana de los cuartos de final de la Champions. Realmente, las incertidumbres reales se limitaban a dos: si el Atleti jugaría contra el Barsa primero fuera o en casa, y si al Madrid le tocaría el Benfica o el Wolfsburgo. Las primeras bolas en salir fueron las de la eliminatoria del Madrid (para evitar errores mejor sacarlas cuanto antes) y finalmente los terceros de la liga española se enfrentarán a los alemanes. Casi para el final quedó el desenlace de la eliminatoria entre Barsa y Atleti, que tendrá su partido de ida finalmente en el Camp Nou y la vuelta en el infierno del Calderón, al igual que hace dos años.

Diferencias y similitudes con 2014

Muchas son las diferencias entre aquella eliminatoria y la que se vivirá dentro de tres y cuatro semanas. La mayoría vienen del lado culé. Por un lado, el Barsa de aquella eliminatoria ha cambiado bastante en su composición con respecto al actual. Empezando por la portería, donde Pinto está a años luz de Ter Stegen, y terminando por el banquillo, donde Luis Enrique ha sabido conectar mucho mejor con el difícil vestuario culé que el Tata Martino. Entre medias, la diferencia entre Luis y Alexis Suárez se antoja como mínimo importante. Y en general, aquel Barsa, aunque también era favorito para ganar el triplete, tenía menos capacidad ofensiva que el de ahora. En el Atleti cabría destacar dos diferencias, una favor de los del Cholo y otra en su contra. A su favor está el perfeccionamiento de un sistema defensivo que ya en 2014 era de los mejores de Europa pero que ahora simplemente es el mejor. Además, la sobriedad, fiabilidad y seguridad de Oblak mejora ligeramente la del por entonces cancerbero rojiblanco Coutois. En contra de los rojiblancos está, obviamente, el enorme agujero goleador que ha dejado Diego Costa. Un Diego Costa que, curiosamente, disutó a penas 15 minutos de aquella eliminatoria, pues se lesionó en los primeros compases del partido de ida.

Las similitudes son menos. La primera viene por la eliminatoria en sí: otra vez en cuartos y otra vez la vuelta en el Calderón. Y no es este un hecho menor. Teniendo en cuenta que al Barsa de Luis Enrique lo mismo le dá jugar en casa que fuera y que parece difícil que no hagan gol, la percepción psicológica de perder la ida por 2-1, por ejemplo, es muy distinta de la de perder 1-2 jugando la ida en casa. Así, con la seguridad defensiva que viene teniendo el equipo del Cholo, y la capacidad para hacer daño al Barsa a la contra que ya ha demostrado muchas veces, parece más que problable que el Atleti se traiga del Camp Nou o bien un buen resultado (un empate con goles como hace dos años, o siendo muy optimistas incluso una victoria) o bien un resultado remontable (una derrota por la mínima, a poder ser habiendo marcado). Y una vez conseguida una de esas dos opciones, es donde el Calderón tendrá de nuevo que generar y materializar el milagro. Y es que esta vez es el más difícil todavía. Las bolas calientes así lo han querido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here