Raúl García, 300 partidos de luces y sombras

Artículo dedicado a Raúl García después de jugar 300 partidos con la camiseta rojiblanca. Jugador con más partidos en Champions de la historia del Atlético de Madrid y segundo capitán de la primera plantilla.

0

Parece que fue ayer cuando un jovencísimo Raúl García aterrizó en el Vicente Calderón de la mano de Javier Aguirre, ambos procedentes de un brillante Osasuna que se había conseguido meter en Champions. Valencia y Athletic habían peleado por su fichaje, pero fue finalmente el Atlético el que se hizo con los servicios del prometedor jugador navarro.

Su primera temporada fue buena, jugando en una posición en la que no estaba acostumbrado, siendo el pivote del equipo que basculaba entre la defensa y el ofensivo medio del campo. El juego era muy directo y Raúl se encargaba de mover balones verticales hacia el Kun y Forlán. La temporada acabó metiendo al Atlético de Madrid en Champions después de más de una década de fracasos deportivos.

En las siguientes temporadas formaría dupla en el doble pivote junto a Assunçao. Esto no benefició a Raúl García, cuya posición en el campo le alejaba muchísimo del área rival. Su trascendencia en el juego ofensivo pasó a ser nula, y sus virtudes en el doble pivote desaparecieron por completo con el paso de las temporadas. Su rendimiento fue bajando de forma alarmante, se convirtió en un jugador ramplón, sus pases en corto cada vez eran peores, sus desplazamientos en largo nulos y sus disparos estaban más cerca del río Manzanares que de la portería rival. El Calderón no le perdonaba, y los pitos hacia él se fueron haciendo crecientes hasta llegar a ser insoportables. Como consecuencia la aparición de Tiago le hizo perder su posición en el 11 titular.

Por cosas del destino, Raúl García jugó de titular la final de la Europa League del 2010, ya que Tiago no podía participar, donde el Atlético volvió a levantar un título 14 años después, tras vencer 2-1 al Fulham. Y también fue titular en la final de la Supercopa de Europa ante el Inter de Milán, que ganó el Atlético por 2-0. Pese a no estar en su mejor momento, Raúl García participó en la vuelta al éxito del Atlético de Madrid.

Pese a los pitos y su suplencia Raúl García nunca tuvo un mal gesto ni un reproche hacia alguno de sus técnicos. Él se dedicó a hacer lo que mejor sabe, trabajar duro. Su compromiso en el campo nunca estuvo en duda. Aunque si fueron muchos los aficionados, incluyan al que esto escribe también, que pensábamos que era un jugador perdido para la causa, un nuevo jugador que fracasaba con la rojiblanca. Todo esto, y su bajo rendimiento como mediocentro, conllevó que se marchará cedido en el 2011 a la que es su casa, el Osasuna.

LA LLEGADA DEL CHOLO

Mientras Raúl García volvía a disfrutar del fútbol en Pamplona, en el Atlético volvían los domingos de ridículos al Calderón de la mano de Manzano. Hasta que llegó Simeone. El Cholo levantó el vuelo del equipo y dio un puñetazo encima de la mesa hasta convertir al equipo en campeón de la Europa League 2012, 3-0 ante el Athletic. Raúl García por su parte firmó una temporada enorme, jugando por delante del doble pivote del Osasuna y dando un recital goleador jornada tras jornada. El Cholo tomó nota del poderío ofensivo del navarro y le hizo un hueco en la plantilla para la temporada 2012/2013.

Tras la vuelta al Atlético de Madrid Raúl García se metió el Cholismo en vena y desde el primer minuto de entrenamiento comenzó a pelear por un sitio en el equipo. Simeone dejó claro desde el principio que las virtudes de Raúl García no estaban en el medio del campo, sino ceca del área donde el navarro es peligroso. Por eso Raúl alterna partidos pegado en banda, presionando, robando y apareciendo por sorpresa a rematar lo que caiga, con partidos jugando de segundo delantero.

El protagonismo de Raúl García ha ido creciendo temporada a temporada, hasta convertirle en el mejor cabeceador de la Liga, es decir, el mejor jugador del mundo con la cabeza. Su primera temporada jugó pocos partidos de titular, pero participó en casi todos los partidos importantes, incluyendo la Final de la Supercopa de Europa ante el Chelsea, 4-1 para los del Cholo, y la Final de Copa contra el Real Madrid en el Bernabéu que ganó el Atlético por 2-1. Durante su segunda temporada con el Cholo alternó titularidades con suplencias, siendo fundamental con sus goles y su trabajo para levantar la décima Liga del equipo colchonero. Y también participó en la tremenda temporada del Atlético en Champions, incluida la desafortunada Final.

Sus números no paran de crecer, y seguirán creciendo porque tiene mucho coraje y corazón. Ya es el jugador con más partidos en Champions del Atlético de Madrid, y actualmente segundo capitán del primer equipo. Su último hito es haber vestido esta camiseta durante 300 partidos, más que ningún otro en esta plantilla. Y los que quedan…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here