¡¡SuperCholismo!!

0
¡¡SuperCholismo!!

Campeones Super Copa de EuropaGran noche del Cholismo en Mónaco. Los engranajes de la máquinaria de guerra atlética funcionaron como deben en un partido en el que el Chelsea no pudo más que ser testigo de como la furia cholista le pasaba por encima en una primera parte de escándalo. La grandeza de Falcao y el compromiso de todo el equipo acabaron con el campeón de la Champions llevando la segunda Súper Copa de Europa a las vitrinas del Calderón.

Salió el Atleti echado atrás dándole balón y campo al conjunto de Roberto Di Matteo en lo que parecía iba a ser la tónica del partido. Nada más lejos de la realidad. Una vez asentado en el campo, el equipo empezó a lanzar las contras caraterísticas del fútbol rojiblano desde la llegada del Cholo. Después de un disparo al larguero de Radamel Falcao y varias internadas por banda de Arda y Adrián (que sustituía al Cebolla en el once respecto al partido contra el Athletic), llegó la primera obra de arte. Tras un gran pase en profundidad de Adrían, Falcao se plantó solo ante Cech y la picó con clase ante la salida de Cech.

Parecía que salía el Chelsea a buscar la portería de Courtois. Pero en cuanto se despistaron…. otro zarpazo del Tigre. Tras un error de David Luiz, Falcao calcó el primer gol de la final de Bucarest y clavó el balón en la escuadra de los ‘blues’. 20 minutos y el Cholismo se había comido al Chelsea. A partir del 2-0, Mario, Koke y Gabi se dispusieron a controlar el centro del campo. Sin dejar respirar a Mata, Hazard, Lampard & Co. se hicieron con la manija del partido.

No se vio a Courtois en la primera parte, pero Cech tuvo que sacar unos cuantos balones para que el primer periodo no acabase en escándalo. Pero ni el portero checo fue capaz de evitar lo inevitable. Arda llegó a la frontal del área al filo del descanso, se paró, levantó la cabeza, esperó, y se la pusó a Radamel, que llegaba en carrera, para que éste matase el partido firmando el enésimo hat trick desde que llegara al Calderón.

En el descanso todo estaba hecho. La segunda parte fue un mero trámite en el que Miranda y Cahill a balón parado pondrían el 4-1 final en el marcador. Cuando pitó el árbitro, reventó el pequeño Calderón en el que se había convertido el Stade Louis II. Los nuestros, que no habían parado de animar al equipo atronando la noche monegasca, habían sido testigos de un evento histórico.

El Cholismo sacó anoche lo más esencial de su idiosincrasia. La cohesión del equipo, la solidaridad y las puñaladas en forma de contras reventaron a un Chelsea que pareció no enterarse en todo el partido de que se estaba disputando un título. Ni Hazard, ni Mata, ni el gol que nunca llegó de Torres (parece que tendrá que esperar para no celebrarlo) pudieron plantar cara al plantamiento de Simeone. Con la defensa en un tono superlativo, el centro del campo asumiendo su condición de pegamento en la distribución táctica y el ataque creyéndose que su potencial está acorde a los más grandes de la historia atlética, ayer nuestros muchachos hicieron honores a la rojiblanca y siguieron generando felicidad entre los colchoneros. Que siga la Fiesta, que no caiga la Fe.

Artículo anterior ¡Como motos!
Artículo siguiente La misma historia de siempre
Guillermo Valiente
Redactor de cholismo y fiel seguidor del Atlético de Madrid. Abonado desde el 1994 y perteneciente a la generación del doblete. Primero el atleti y después el resto. Su dureza dureza tanto dentro como fuera del campo recuerda a la de Bruce Harper.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here